Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Inteligencia y Seguridad  
 
27/08/2014 | ¿Quién es el vencedor de la 'guerra de los 50 días' entre Hamas e Israel?

Sal Emergui

De mantenerse finalmente el alto el fuego entre Hamas y Tel Aviv, el presidente palestino, Abu Mazen, se alzaría como el 'salvador' de esta contienda que ha dejado 2.127 muertos en Gaza y 70 en Israel.

 

"La guerra de los 50 días" finaliza sin un vencedor rotundo. Pese al mensaje de la oficina del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en Jerusalén o del discurso triunfal de líderes del grupo islamista Hamas tras salir del búnker en la zona del Hospital Shifa de Gaza.

Cincuenta jornadas después y con 2.127 muertos en Gaza y 70 en Israel, el alto el fuego tiene más posibilidades de éxito que los 11 intentos anteriores, aunque añadirle la palabra "indefinido" es aún un bonito deseo. Un proyectil disparado por alguna milicia o una escaramuza en la frontera puede destrozar la calma, aunque las partes están muy interesadas en la tregua tras un 'verano negro'.

El acuerdo establece la mayor apertura de los pasos fronterizos (israelíes y el egipcio de Rafah) de Gaza y la ampliación del radio de faena de los pescadores. A finales de septiembre, el gran examen: reuniones en El Cairo para tratar los asuntos hoy aparcados. La demanda de Israel (desarme de Gaza, devolución de los restos de cadáveres de dos soldados en manos de Hamas, etcétera) y de Hamas (construcción de puerto y aeropuerto de Gaza, liberación de presos del canje Shalit que fueron detenidos en junio...)

Tras 5.263 ataques aéreos israelíes y 4.564 proyectiles palestinos, los habitantes de Gaza e Israel se agarran con fuerza a la calma. Si no hay un acuerdo que alivie y mejore la vida de los habitantes de la Franja y otorgue seguridad a sus vecinos israelíes, la próxima escalada es inevitable.

Israel

En la madrugada del 8 de julio, Netanyahu ordenó la operación 'Margen Protector' en respuesta al masivo lanzamiento de proyectiles contra el sur de Israel.

El secuestro y asesinato de los tres jóvenes judíos a manos de Hamas (12 de junio) provocó una masiva redada israelí en Cisjordania, pero no fue la causa de la ofensiva que Netanyahu no quiso inicialmente en Gaza. Los comentaristas israelíes coinciden en esta apreciación y añaden que se caracteriza por no tocar el 'statu quo'. Ya sea frente al régimen de Hamas en Gaza o frente al estancado proceso de paz con el presidente palestino, Abu Mazen.

La doctrina del ejército es una operación agresiva y breve. Que haya durado siete semanas es en cierta forma un fracaso.

Al cabo de una semana de ataques, Netanyahu quiso acabar la operación abrazando la mediación de su aliado egipcio. Esta voluntad fue captada por Hamas que entendió que, a diferencia de otros ministros, Netanyahu no deseaba una masiva ofensiva terrestre que derribara su régimen.

El reto de 'Bibi' ahora no es castigar a Hamas, sino recuperarse del castigo electoral. Tras obtener más del 80% de apoyo popular en la primera semana, Netanyahu finaliza la operación con un 32%. Muchos le critican por desear pactar a todo precio con Hamas, un grupo que él mismo compara con el Estado islámico (IS).

La izquierda teme que el acuerdo con Hamas consolide la vía del proyectil en detrimento de la del diálogo de Abu Mazen. La derecha critica que no acabara "con el régimen terrorista de Hamas en Gaza".

Netanyahu sostiene que Hamas no ha conseguido nada aceptando la propuesta que rechazó hace varias semanas. "Hemos golpeado a Hamas de forma sin precedentes en número de terroristas muertos y proyectiles y túneles alcanzados", asegura el ministro Yuval Steinitz, que presume de la Cúpula de Hierro en la defensa de sus poblaciones.

El éxito de estas baterías defensivas contribuye a la asimetría en el número de víctimas. A nivel de imagen internacional, Israel ha perdido muchos puntos este verano más allá del enésimo choque entre Netanyahu y el presidente estadounidense, Barack Obama.

Hamas

"Gracias a Alá y la Yihad, la resistencia ha logrado vencer al ejército que decían invencible. Gracias a las armas y el pueblo, hemos hecho algo que ningún ejército árabe consiguió y hemos provocado el cierre aéreo del enemigo", proclama el portavoz de Hamas, Sami Abu Zuhri, que denuncia "crímenes de guerra".

La mayoría de habitantes que salió a las calles de la semidestrozada Gaza no expresó el júbilo por la "victoria" que proclama Hamas, sino por el fin de bombardeos diarios y nocturnos.

Una rebelión interna no parece próxima debido a la ofensiva y al mensaje de Hamas al asesinar en las calles de más de 30 palestinos "colaboracionistas". Aunque es cierto que los servicios secretos israelíes tienen agentes en Gaza, muchos de los fusilados eran sólo habitantes que osaron criticar al grupo islamista.

Hamas ha sufrido un duro golpe con la muerte de unos 1.000 milicianos (según Israel), la reducción de un 30% de sus proyectiles y la destrucción de más de 30 túneles que penetraban en Israel.

Pero también puede presumir de logros. Al inicio de la escalada, era un grupo debilitado, apoyado sólo por Catar y Turquía. Hoy se ha consolidado a nivel político.

Pese al severo castigo aéreo israelí, logró disparar 83 proyectiles en las dos horas previas al inicio de la tregua. El 'brazo armado' de Hamas consiguió paralizar durante 24 horas los vuelos extranjeros a Israel (por primera vez desde la guerra del Golfo del 91), castigar las localidades fronterizas israelíes y alcanzar el 80% de Israel incluyendo Tel Aviv, Jerusalén y la lejana Haifa. Y matar a 64 soldados, una cifra que Israel no recuerda desde la guerra del Libano en el año 2006.

La principal víctima es la población civil de Gaza. Muchos vuelven hoy a sus casas tras sobrevivir en los refugios. Otros miles no pueden volver ya que su casa es hoy una montaña de ruinas. Se necesitará una década para reparar el enorme daño causado.

Abu Mazen

Sin pisar Gaza desde que sus efectivos fueran expulsados por Hamas en junio de 2007, el presidente palestino se erige hoy como una especie de 'salvador'. Egipto (su gran abogado), Netanyahu (ya no le critica como en el pasado) y el líder islamista Jaled Meshal (enfrentado a Abu Mazen) le necesitan.

Ya sea para canalizar la reconstrucción de Gaza, supervisar el control de los pasos fronterizos o dialogar sobre la tregua, el 'rais' es clave. Los donantes internacionales inyectarán miles de euros en Gaza por el canal Abu Mazen y no a través de Hamas.

Los 50 días de guerra pueden abrir también una pequeña esperanza para la reanudación del proceso de paz con Israel.

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
16/06/2018|
16/04/2018|
17/02/2018|
26/11/2017|
24/11/2017|
25/09/2017|
26/07/2017|
30/06/2017|
09/02/2017|
10/01/2017|
27/12/2016|
26/05/2016|
16/02/2016|
20/12/2015|
12/06/2015|
17/03/2015|
17/03/2015|
26/12/2014|
27/11/2014|
13/11/2014|
01/11/2014|
29/10/2014|
25/08/2014|
11/07/2014|
29/05/2014|
29/04/2014|
24/04/2014|
02/02/2014|
21/01/2014|
25/12/2013|
29/11/2013|
09/11/2013|
21/10/2013|
14/08/2013|
18/04/2013|
06/02/2013|
17/12/2012|
02/12/2012|
21/11/2012|
16/08/2012|
07/08/2012|
29/07/2012|
29/07/2012|
29/07/2012|
23/07/2012|
09/09/2011|
09/09/2011|
15/06/2011|
15/06/2011|
14/06/2011|
14/06/2011|
13/02/2011|
13/12/2010|
20/07/2010|
23/06/2010|
05/06/2010|
31/03/2010|
05/03/2010|
03/03/2010|
24/02/2010|
10/02/2010|
09/01/2010|
18/03/2009|
18/03/2009|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House