Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
17/03/2015 | Herzog, el 'príncipe' del laborismo

Sal Emergui

Isaac "Buji" Herzog (Tel Aviv, 1960) es seguramente el único candidato electoral en el mundo al que añaden arrugas en el Photoshop. Su cara de niño, acompañado por una voz escasamente autoritaria, provoca cachondeo en los programas de sátira israelíes pero en la clase política nadie se ríe.

 

Los tiburones de la Knésset (Parlamento) saben que este ambicioso abogado de una conocida estirpe laborista es mucho más astuto de lo que revela su inocente sonrisa. Sólo así se puede explicar el vuelco que amenaza echar del poder al "mago político" Benjamin Netanyahu.

Mientras Bibi viajaba EEUU para discursar en el Congreso sobre el proyecto nuclear iraní, Herzog se pateaba todos los rincones del país para arrancar votos. "Estamos aquí para dar una esperanza a Israel. Es mi momento", señala entre entrevistas, discursos y mítines compartidos con su pareja, la ex ministra centrista Tzipi Livni. Esta unión ha permitido a Herzog desafiar la continuidad de Netanyahu pero al mismo tiempo le presenta como un "flojo" que necesita a la "autoritaria" Livni.

Herzog combina la seriedad de su padre y ex presidente de Israel, Haim Herzog (83-93), la diplomacia de su tío y canciller Abba Eban y el fuerte temperamento de su madre Ora.

Su pertenencia a una aburguesada dinastía israelí que ha dado presidentes, ministros, oficiales y diplomáticos podría hacer pensar que el enchufado Isaac nunca ha necesitado trabajar. Craso error. Herzog no es sólo la cara agradable de un selecto barrio del norte de Tel Aviv sino un currante que desde los 90 está metido de lleno en los asuntos de política y gobierno.

Herzog es un hombre de contradicciones. El "príncipe" del laborismo que no duda en mancharse las manos para conquistar la cima del partido y ahora del Gobierno. Identificado con la izquierda secular y progresista, recuerda con orgullo a su abuelo, que fue rabino de Irlanda y primer Gran Rabino ashkenazi en Israel.

Cuando sus rivales le llaman intencionadamente "buji" en lugar de Herzog para atacar su seriedad como estadista, él explica que recibió el apodo su madre de educación francesa. Ésta recuerda hoy: "Era un niño muy guapo, parecía una muñeca".

Fue oficial de la Inteligencia militar, donde perfeccionó su árabe. La unidad 8200 es una de las más grandes del ejército israelí pero no tiene el prestigio de Sayeret Matcal. De esta unidad de élite han salido por ejemplo Netanyahu o el ex primer ministro, Ehud Barak. Con éste en el poder, Herzog ejerció de secretario de Gobierno en 1999. Fue allí cuando apoyó el plan de paz del presidente Bill Clinton que contempla concesiones israelíes en Jerusalén Este.

Ante su inexperiencia, Herzog responde que fue ministro de Turismo, Vivienda y Asuntos sociales así como miembro del minigabinete de seguridad.

"Conozco a Herzog y sé que está hecho de la pasta necesaria para ser jefe de Gobierno. Es responsable y capaz de entablar relaciones personales con los líderes mundiales. Construirá lo que Bibi destruyó en la comunidad internacional en especial en la relación con el presidente Barack Obama", opina Livni.

Sobre el conflicto con los palestinos, Herzog cita la posición laborista: "Mano dura con los terroristas y diálogo abierto con los que desean negociar". "Haré todo lo posible para reanudar el proceso de paz. La mejor solución es la fórmula de dos Estados", añade el israelí que mantiene excelentes relaciones con el presidente palestino, Abu Mazen.

Herzog es un caballero que cae bien entre los suyos e incluso entre sus rivales. Una virtud como persona pero hándicap como candidato. Sin excesivo carisma ni pose de líder, no levanta pasiones ni odios.

Como hijo del laborismo, sabe que quizá no tenga otra oportunidad en una familia política que destruye sus dirigentes con la misma facilidad con la que los catapulta a la gloria.

Su modelo es Isaac Rabin, el primer ministro asesinado en su lucha por la paz. 20 años después, Israel puede tener otro Isaac en la residencia oficial en la calle Balfour en Jerusalén.

"Enseguida me di cuenta que no me casé sólo con Isaac sino con la familia y el partido", recuerda Mijal, una abogada que en unas semanas podría convertirse en la esposa del hombre más protegido de Oriente Próximo. Nadie duda que será menos polémica que Sarah Netanyahu.

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
16/04/2018|
17/02/2018|
26/11/2017|
24/11/2017|
25/09/2017|
26/07/2017|
30/06/2017|
09/02/2017|
10/01/2017|
27/12/2016|
26/05/2016|
16/02/2016|
20/12/2015|
12/06/2015|
17/03/2015|
26/12/2014|
27/11/2014|
13/11/2014|
01/11/2014|
29/10/2014|
27/08/2014|
25/08/2014|
11/07/2014|
29/05/2014|
29/04/2014|
24/04/2014|
02/02/2014|
21/01/2014|
25/12/2013|
29/11/2013|
09/11/2013|
21/10/2013|
14/08/2013|
18/04/2013|
06/02/2013|
17/12/2012|
02/12/2012|
21/11/2012|
16/08/2012|
07/08/2012|
29/07/2012|
29/07/2012|
29/07/2012|
23/07/2012|
09/09/2011|
09/09/2011|
15/06/2011|
15/06/2011|
14/06/2011|
14/06/2011|
13/02/2011|
13/12/2010|
20/07/2010|
23/06/2010|
05/06/2010|
31/03/2010|
05/03/2010|
03/03/2010|
24/02/2010|
10/02/2010|
09/01/2010|
18/03/2009|
18/03/2009|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House