Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
05/09/2013 | Bala de plata

Lluis Bassets

El caso de Siria va más allá de la teoría del mal menor; es una elección a ciegas entre dos males

 

El presidente se lleva el protagonismo y la responsabilidad. Su nombre es el que queda asociado a los éxitos o fracasos de la superpotencia. Aunque en muchos casos, como sucedió con George W. Bush, la decisión ni siquiera le pertenece. En otros, como está sucediendo con Barack Obama, aunque él mismo tome la decisión, al final ni su carácter ni su ideología consiguen doblegar los vectores de fuerzas que más determinan la política exterior y de seguridad de un país, como son los intereses, la correlación de fuerzas, y sobre todo la geopolítica.

 No es la primera vez que sucede, pero la actual crisis siria nos ofrece de nuevo la oportunidad de observar cómo las continuidades de la política exterior de la superpotencia desbordan las diferencias entre demócratas y republicanos y terminan imponiéndose por encima de los programas e incluso de las personalidades políticas. Bush llegó a la Casa Blanca como alternativa a Clinton (no iba a practicar el nation building como en los Balcanes, por ejemplo) y Obama como alternativa a Bush (no iba a hacer guerras como la de Irak), y todos al final terminan haciendo cosas muy similares.

Todo lo que ha hecho Obama hasta ahora ante los dos años largos de guerra en Siria le ha debilitado. La idea de dirigir desde atrás, que le funcionó en Libia, no ha servido para nada en este caso, en que la revuelta democrática ha virado en guerra sectaria, suníes contra chiíes. Peor fue situar la línea roja sobre el uso de las armas químicas: aplazaba momentáneamente la necesidad de comprometerse, pero significaba citar a Bachar el Asad para que las traspasara cuando más le conviniera. Una vez utilizadas las armas químicas, la falta de una respuesta inmediata y fulminante, y esos días que siguen pasando sin que el crimen reciba su castigo, refuerzan la imagen de indecisión y debilidad.

El crimen es claro y admite poca discusión. Como máximo, algunas maniobras de distracción y cortinas de humo como las que ha lanzado Putin acerca de la autoría y responsabilidad por el uso de las ramas químicas. La gravedad de la actuación criminal del régimen de El Asad en la represión de las revueltas, convertidas muy pronto en guerra civil, tiene dimensiones y características de genocidio: 100.000 muertos, dos millones de refugiados en los países vecinos, cuatro millones de desplazados en el interior. El régimen ha cometido un acto de guerra repugnante contra la población civil, como es el uso de armas químicas en vulneración flagrante de la legislación internacional. De no mediar una reacción contundente y efectiva nada va a quedar de la responsabilidad de proteger, consagrada como principio por Naciones Unidas. A ello se suma el peligro de proliferación de armas de destrucción masiva, consecuente al almacenamiento y a la utilización impune de un arsenal de armas químicas, de la que tomarán debida nota otros regímenes del mismo cariz. Todo esto, que recoge el borrador de resolución presentado al Senado de Estados Unidos, se resume en el peligro que significa El Asad para la seguridad regional e internacional y en el daño inmenso para la comunidad internacional, Rusia incluida, que representa un precedente tan nefasto.

Ahora Obama no tiene más remedio que disparar y deberá hacerlo con la autorización del Congreso o sin ella, porque sabe que la peor de las salidas es seguir sin hacer nada. Sería como citar de nuevo al dictador sirio para que doblara de nuevo la apuesta y volviera a utilizar las armas químicas contra su propia población. Hasta que no lo haga, sigue abierto el interrogante sobre su autoridad y su fuerza. Y lo más grave es que, cuando lo haga, su autoridad y su fuerza dependerán de los efectos de la acción militar que emprenda.

Está la cuestión de la cobertura legal, insuficiente si solo la tiene del Congreso y falta la del Consejo de Seguridad, como se da ya por hecho. Pero todavía está la dificultad mayor de la eficacia de la acción que se emprenda. Este caso va más allá de la teoría del mal menor. Elegir el menor de dos males es relativamente sencillo en comparación con lo que debe hacer Obama. Su elección es entre una pasividad que le destruye —a él como presidente y a EE UU como superpotencia con credibilidad internacional— y una acción de cuyos resultados nada sabe.

Obama se ha pedido a sí mismo una fórmula mágica: una acción limitada en el tiempo y adaptada a las circunstancias, sin poner pie a tierra, que dañe a El Asad con precisión diabólica, suficiente para castigarle y debilitarle pero no tanto como para darle el poder directamente a los grupos insurgentes incontrolados, Al Qaeda entre otros; es decir, con el resultado de debilitar al régimen y a sus alianzas sin liquidarlo, e incluso obligar a todas las partes, Rusia incluida, a sentarse en la mesa de negociación. Esa fórmula es una bala de plata para matar a un monstruo y no un acto de guerra del que solo se sabe cómo empieza y nada cómo sigue y sobre todo cómo termina.

El País (Es) (España)

 


Otras Notas Relacionadas... ( Records 1 to 10 of 431 )
fecha titulo
01/11/2013 El hambre, un arma de guerra para Assad
21/09/2013 A la guerra de Siria por sexo
17/09/2013 EE UU y Rusia discrepan sobre si el acuerdo contempla el uso de la fuerza
15/09/2013 Un poco de esperanza
15/09/2013 La hoja de ruta para la destrucción de las armas químicas de Al Assad
15/09/2013 ¿Qué sabemos de las armas químicas de Siria?
15/09/2013 Camuflaje humanitario
14/09/2013 ¿Quién pierde si Obama no ataca en Siria?
11/09/2013 Las frases del discurso de Barack Obama sobre Siria
10/09/2013 No intervenir es intervenir


Otras Notas del Autor
fecha
Título
10/01/2019|
18/08/2017|
19/03/2017|
22/12/2016|
24/10/2015|
18/09/2015|
26/12/2014|
02/10/2014|
27/07/2014|
04/07/2014|
04/05/2014|
20/02/2014|
30/12/2013|
18/07/2013|
27/06/2013|
21/06/2013|
26/05/2013|
16/03/2013|
14/02/2013|
08/02/2013|
03/01/2013|
28/12/2012|
30/11/2012|
22/11/2012|
09/11/2012|
02/11/2012|
25/10/2012|
25/08/2012|
22/07/2012|
12/07/2012|
21/06/2012|
14/06/2012|
24/05/2012|
05/04/2012|
29/03/2012|
24/03/2012|
18/03/2012|
18/03/2012|
15/03/2012|
15/03/2012|
08/03/2012|
08/03/2012|
04/03/2012|
04/03/2012|
28/02/2012|
28/02/2012|
28/02/2012|
29/09/2011|
22/09/2011|
15/09/2011|
28/07/2011|
21/07/2011|
08/07/2011|
08/07/2011|
23/06/2011|
23/06/2011|
16/06/2011|
16/06/2011|
02/06/2011|
02/06/2011|
26/05/2011|
26/05/2011|
12/05/2011|
12/05/2011|
10/03/2011|
17/02/2011|
13/02/2011|
18/12/2010|
11/12/2010|
18/11/2010|
28/10/2010|
14/10/2010|
01/07/2010|
27/05/2010|
06/05/2010|
25/04/2010|
08/04/2010|
28/01/2010|
10/10/2009|
22/09/2009|
21/09/2009|
25/03/2007|
14/02/2002|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House