Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Economía y Finanzas  
 
03/10/2011 | Argentina - Corrida hacia el dólar: el rey está desnudo

Roberto Cachanosky

En vez de mandar inspectores y policias a controlar la compra de dólares el gobierno debería preguntarse por qué la gente no quiere los pesos que emite el Central.

 

De los 34 trimestres que el kirchnerismo lleva en el gobierno, en solo cuatro de ellos no hubo fuga de capitales. En total llevan acumulada una fuga de capitales de U$S 74.500 millones en 30 trimestres. Un récord histórico que refleja a un gobierno que aún en sus momentos de mayor popularidad no generó la confianza necesaria para que no se fugara el ahorro interno y mucho menos conseguir ingreso de capitales.

De lo anterior se desprende que la actual fuga de capitales, casi una corrida cambiaria a esta altura del partido, no es nueva en la era kirchnerista. La novedad es que ahora los dólares que ingresan por la santa soja ya no alcanzan para financiar la fuga de capitales sin que haya fuertes presiones cambiarias y, además, a Brasil se le dio por devaluar. Quienes hayan leído el Documento de Trabajo 5 que hicimos con Dick Schefer sobre el precio de la soja, o mis documentos de trabajo 6 y 9 sobre qué puede pasar con el dólar o quienes están suscriptos a mi INFORME ECONÓMICO SEMANAL pueden dar fe que anticipamos lo que viene ocurriendo. Solo era cuestión de analizar los datos, la política económica y hacer una proyección en base a la lógica económica que hoy se está cumpliendo.

Ahora bien, las presiones cambiarias son tan intensas que no solo el Central hace malabarismos para mantener quieto el tipo de cambio, aunque el contado con liquidez sigue subiendo, sino que, además, tiene que recurrir a mecanismos intimidatorios para frenar la compra de dólares. Desde mandar a la policía y a inspectores a las casas de cambios, mesas de dinero del Central o ver como los diarios especializados se abstienen de publicar el dato del dólar negro y del contado con liquidez para advertir que, al igual que con la inflación, el intento es esconderle la realidad a la gente.

Si tomamos los últimos 40 años de historia económica argentina vamos a encontrar infinidad de regulaciones en el mercado de cambios y restricciones que nunca tuvieron resultado a la hora de frenar las corridas cambiarias. Basta con revisar la historia de los controles de precios para advertir que la represión no tiene efectos sobre las leyes económicas, y recordemos que el tipo de cambio es un precio más como cualquier otro del mercado. ¿Por qué van a funcionar en el mercado de cambios los controles policiales, si no funcionaron los edictos de Diocleciano que establecían controles de precios y la pena de muerte para quienes los violaran?

Pregunta: ¿por qué la gente compra dólares si el gobierno tiene tanto apoyo en las urnas y la confianza del consumidor está en uno de sus niveles más altos de la era kirchnerista? En mi opinión hay dos clases de compradores: a) los que tienen información detallada de la situación económica, que son los menos y b) los que compran sin tener esa información. Los primeros saben cuál es la situación patrimonial del Central, la caída del tipo de cambio real, las escasas reservas propias del Central, el adverso contexto internacional, la devaluación del real y la complicada situación fiscal por citar algunos datos. Este sector compra en base a datos algo más sofisticados. Pero el segundo sector, el que va a las casas de cambio o a las ventanillas de los bancos, no tiene acceso a información económica precisa. Se guían por diferentes motivos: a) ven cómo suben los precios constantemente y advierten que esto no es sostenible en el mediano plazo, b) notan que las cosas están cada vez más caras en dólares en Argentina y advierten que el dólar está barato o c) no quieren hacer depósitos en los bancos porque tienen miedo y, con razón, a que el Estado los confisque, etc. Las razones podrían seguir, pero en definitiva la clave de esta corrida hacia el dólar tiene una explicación: la política económica del gobierno no inspira confianza por más que suba la confianza del consumidor y Cristina Fernández obtenga en octubre un buen caudal de votos.

En vez de mandar inspectores y la policía a controlar la compra de divisas, el gobierno debería preguntarse por qué la gente no se queda con los pesos que emite el Central y prefiere comprar dólares, que es una forma categórica de mostrar desconfianza respecto al futuro económico.

Por otro lado, tampoco se entiende por qué el gobierno persigue a quienes compran dólares como si fueran delincuentes si quien compra verdes no está cometiendo ningún delito. En todo caso lo que hace es defender el fruto de su trabajo para que el Banco Central no se lo derrita con la inflación que genera emitiendo pesos a tasas descomunales. La gente que compra dólares, simplemente actúa en defensa de su patrimonio y tiene todo el derecho del mundo en hacerlo, porque tener dólares no es solo patrimonio del BCRA o de los kirchner. El resto de los habitantes también tienen derecho a cubrirse frente al feroz impuesto inflacionario que aplica el gobierno.

¿Cuál es temor del gobierno de que la gente compre dólares? Que al ver subir el tipo de cambio la gente deje de comprar televisores, autos o propiedades y use los pesos para comprar dólares. Si la expectativa es que suba el dólar, la gente posterga consumo y compra divisas para defender el fruto de su trabajo. Pero, si la gente compra dólares y deja de comprar televisores, autos y propiedades, la economía se enfría, se acaba la fiesta de consumo y la gente dirá: el rey está desnudo.

Recordemos el cuento. “Un rey convoca a todos los mejores sastres de su reino para hacerle un traje especial con motivo de su coronación. De entre todos los sastres un tipo vivo con mucha labia y una arrolladora personalidad convence al rey y a sus dignatarios para que se lo encargue. El traje que él diseñaría, dice, iba a ser tan especial que sería verdaderamente mágico. Pero con una advertencia importante: este traje no podrá ser visto por los necios, solamente las personas inteligentes serán capaces de apreciarlo.

En el día señalado para la prueba, el rey contempla la mirada imperturbable y sonriente de sus ministros, ninguno de los cuales quiere parecer necio aunque, por supuesto, nadie ve ningún traje. El rey se pregunta ¿seré yo un necio? –y como tampoco quiere parecerlo premia y felicita al sastre por la maravilla del traje invisible.

Llega el día de la gran fiesta y el rey aparece en público, desnudo. Nadie quiere ser necio y todos le aplauden hasta que destaca la voz de un niño que grita ¡pero si el rey va desnudo!

El rey pierde la compostura e intenta taparse. A partir de aquí todos se dan cuenta de la superchería”.

Los clapers que acompañan a CFK en sus constantes discursos, la ministra que, haciendo un triste papel de felpudo, está pendiente de festejar con una risa cualquier tontería que diga su presidente, el resto de los ministros, gobernadores, Bonafini y demás que aplauden cualquier cosa diga CFK son como la corte del rey desnudo. Nadie se anima a decir que está desnuda y le elogian el vestido que es su discurso de una realidad que no es tal. La realidad que describe Cristina Fernández en sus discursos es como el vestido del rey desnudo. No existe. Pero ministros, funcionarios y el público en general le creen hasta que alguien o algo permitan advertir que el gobierno está desnudo de ideas.

Si tan bien anda la economía argentina al punto que Cristina Fernández se da el lujo de aconsejar y dictar cátedra de economía en los foros internacionales o desde la tribuna del conurbano, ¿por qué la gente compra dólares? ¿Por qué asumir políticas represivas contra la compra de divisas si el Central, según el gobierno, puede dominar perfectamente el precio de la divisa norteamericana? ¿Para qué acudir a la intimidación policial y de inspectores si, según ellos, sobran las reservas en el Central? ¿No era que, según Cristina Fernández, ellos encontraron un nuevo paradigma de política económica que destruye toda la literatura económica?

No sabemos el cuándo ni el cómo, pero sí sabemos que el rey está desnudo. Que no hay tal nuevo paradigma de política económica y que hasta ahora todo fue pura suerte o QUINI 6 como diría la presidente, en base al precio de la soja y un dólar barato en Brasil. Eso ya no está o no alcanza, como es el precio de una soja que empieza a mostrar que su precio superando los U$S 500 la tonelada era parte de una ficción financiera. Viendo los números fiscales es fácil advertir que ni una soja a U$S 500 la tonelada cierran los números.

Hacia el futuro es claro que el gobierno tendrá que ajustar las variables, algo que detesta, con lo cual el que apueste al dólar difícilmente pierda, o tendrá que confiscar flujos y stocks de activos, con lo cual, nuevamente, el que apueste al dólar difícilmente pierda. Por cualquier lado que se mire la situación, quienes compran dólares no lo hacen por capricho, sino porque se dan cuenta que algo complicado se viene luego de las elecciones.

En síntesis, quienes adviertan que el modelo hace agua por todos lados y que el rey está desnudo, podrán cubrirse a tiempo y evitar pérdidas patrimoniales. Los que sigan aplaudiendo al rey y no adviertan que está desnudo llevarán las de perder. Y, por supuesto, estarán los vivos que aplaudirán al rey, le dirán qué lindo vestido tiene pero, mientras tanto, seguirán comprando dólares. Porque podrán ser cínicos, pero no estúpidos.

Economía Para Todos (Argentina)

 


Otras Notas Relacionadas... ( Records 1 to 10 of 5710 )
fecha titulo
22/09/2018 Sin dudas, la Argentina necesita volver a tener moneda
22/09/2018 3 Reasons Why the Monos Trial in Argentina Matters
06/09/2018 Argentina- La crisis dejó al descubierto las mismas miserias
03/09/2018 Precariedad emergente
02/09/2018 Argentina- El plan fue el no plan y fracasó
31/08/2018 Argentina- La fiebre del dólar pone contra las cuerdas al Gobierno de Macri
27/08/2018 Argentina- La oscura transparencia de la corrupción populista
25/08/2018 Pan y circo en una Argentina que se derrumba
06/08/2018 Argentina - ¿Hay luz al final del camino?
21/07/2018 El inversor argentino, en modo ''wait and see'' y a la espera de noticias


Otras Notas del Autor
fecha
Título
22/09/2018|
02/09/2018|
16/11/2015|
03/11/2015|
25/08/2015|
09/08/2015|
04/08/2015|
04/08/2015|
06/07/2015|
21/06/2015|
08/06/2015|
01/06/2015|
31/05/2015|
27/04/2015|
27/04/2015|
19/04/2015|
22/03/2015|
16/03/2015|
08/03/2015|
08/03/2015|
22/02/2015|
16/02/2015|
01/02/2015|
25/01/2015|
11/01/2015|
21/12/2014|
14/12/2014|
30/11/2014|
09/11/2014|
02/11/2014|
19/10/2014|
12/10/2014|
05/10/2014|
29/09/2014|
21/09/2014|
14/09/2014|
08/09/2014|
31/08/2014|
24/08/2014|
19/08/2014|
17/08/2014|
11/08/2014|
27/07/2014|
21/07/2014|
14/07/2014|
08/07/2014|
29/06/2014|
16/06/2014|
16/06/2014|
02/06/2014|
27/05/2014|
04/05/2014|
28/04/2014|
20/04/2014|
14/04/2014|
31/03/2014|
18/03/2014|
17/02/2014|
07/02/2014|
02/02/2014|
24/01/2014|
19/01/2014|
13/01/2014|
13/01/2014|
06/01/2014|
29/12/2013|
22/12/2013|
16/12/2013|
08/12/2013|
03/12/2013|
25/11/2013|
19/11/2013|
10/11/2013|
06/11/2013|
03/11/2013|
27/10/2013|
21/10/2013|
15/10/2013|
06/10/2013|
30/09/2013|
22/09/2013|
15/09/2013|
08/09/2013|
01/09/2013|
25/08/2013|
19/08/2013|
11/08/2013|
04/08/2013|
28/07/2013|
23/07/2013|
15/07/2013|
07/07/2013|
16/06/2013|
09/06/2013|
02/06/2013|
26/05/2013|
20/05/2013|
13/05/2013|
12/05/2013|
05/05/2013|
28/04/2013|
21/04/2013|
14/04/2013|
07/04/2013|
07/04/2013|
31/03/2013|
24/03/2013|
24/03/2013|
17/03/2013|
10/03/2013|
10/03/2013|
04/03/2013|
01/03/2013|
24/02/2013|
17/02/2013|
17/02/2013|
10/02/2013|
08/02/2013|
03/02/2013|
27/01/2013|
21/01/2013|
13/01/2013|
06/01/2013|
04/01/2013|
23/12/2012|
16/12/2012|
11/12/2012|
03/12/2012|
25/11/2012|
18/11/2012|
13/11/2012|
13/11/2012|
13/11/2012|
11/11/2012|
09/11/2012|
04/11/2012|
28/10/2012|
21/10/2012|
09/09/2012|
02/09/2012|
26/08/2012|
19/08/2012|
12/08/2012|
05/08/2012|
29/07/2012|
29/07/2012|
29/07/2012|
22/07/2012|
15/07/2012|
15/07/2012|
15/07/2012|
15/07/2012|
09/07/2012|
08/07/2012|
02/07/2012|
24/06/2012|
17/06/2012|
10/06/2012|
04/06/2012|
27/05/2012|
27/05/2012|
20/05/2012|
14/05/2012|
11/05/2012|
06/05/2012|
29/04/2012|
22/04/2012|
15/04/2012|
09/04/2012|
01/04/2012|
25/03/2012|
18/03/2012|
18/03/2012|
15/03/2012|
15/03/2012|
11/03/2012|
11/03/2012|
11/03/2012|
11/03/2012|
04/03/2012|
04/03/2012|
26/02/2012|
26/02/2012|
26/02/2012|
21/02/2012|
21/02/2012|
21/02/2012|
16/02/2012|
07/11/2011|
29/10/2011|
16/10/2011|
09/10/2011|
25/09/2011|
18/09/2011|
12/09/2011|
04/09/2011|
04/09/2011|
28/08/2011|
28/08/2011|
21/08/2011|
21/08/2011|
21/08/2011|
14/08/2011|
07/08/2011|
31/07/2011|
24/07/2011|
24/07/2011|
17/07/2011|
17/07/2011|
10/07/2011|
10/07/2011|
04/07/2011|
04/07/2011|
26/06/2011|
26/06/2011|
19/06/2011|
19/06/2011|
17/06/2011|
17/06/2011|
13/06/2011|
13/06/2011|
05/06/2011|
05/06/2011|
30/05/2011|
30/05/2011|
23/05/2011|
23/05/2011|
16/05/2011|
16/05/2011|
02/05/2011|
02/05/2011|
26/04/2011|
26/04/2011|
19/04/2011|
19/04/2011|
12/04/2011|
30/03/2011|
24/03/2011|
17/03/2011|
14/03/2011|
09/03/2011|
28/02/2011|
21/02/2011|
15/02/2011|
07/02/2011|
28/01/2011|
28/01/2011|
19/01/2011|
11/01/2011|
03/01/2011|
02/01/2011|
27/12/2010|
20/12/2010|
13/12/2010|
08/12/2010|
06/12/2010|
30/11/2010|
22/11/2010|
15/11/2010|
01/11/2010|
28/10/2010|
25/10/2010|
18/10/2010|
12/10/2010|
04/10/2010|
02/10/2010|
15/09/2010|
30/08/2010|
30/08/2010|
23/08/2010|
23/08/2010|
17/08/2010|
17/08/2010|
17/08/2010|
17/08/2010|
09/08/2010|
02/08/2010|
26/07/2010|
19/07/2010|
13/07/2010|
05/07/2010|
29/06/2010|
21/06/2010|
14/06/2010|
07/06/2010|
01/06/2010|
29/05/2010|
22/05/2010|
17/05/2010|
10/05/2010|
04/05/2010|
26/04/2010|
19/04/2010|
12/04/2010|
07/04/2010|
05/04/2010|
05/04/2010|
30/03/2010|
24/03/2010|
15/03/2010|
08/03/2010|
01/03/2010|
22/02/2010|
22/02/2010|
15/02/2010|
08/02/2010|
01/02/2010|
25/01/2010|
25/01/2010|
19/01/2010|
05/01/2010|
29/12/2009|
22/12/2009|
14/12/2009|
14/12/2009|
08/12/2009|
08/12/2009|
30/11/2009|
30/11/2009|
24/11/2009|
24/11/2009|
16/11/2009|
16/11/2009|
09/11/2009|
09/11/2009|
05/11/2009|
05/11/2009|
26/10/2009|
19/10/2009|
12/10/2009|
05/10/2009|
04/10/2009|
28/09/2009|
21/09/2009|
15/09/2009|
07/09/2009|
31/08/2009|
25/08/2009|
17/08/2009|
10/08/2009|
10/08/2009|
27/07/2009|
27/07/2009|
20/07/2009|
20/07/2009|
14/07/2009|
14/07/2009|
31/03/2009|
24/03/2009|
16/03/2009|
16/03/2009|
09/03/2009|
09/03/2009|
03/03/2009|
03/03/2009|
23/02/2009|
20/02/2009|
09/02/2009|
03/02/2009|
28/01/2009|
13/01/2009|
12/01/2009|
22/12/2008|
20/12/2008|
01/12/2008|
01/12/2008|
23/11/2008|
23/11/2008|
04/11/2008|
04/11/2008|
27/10/2008|
27/10/2008|
06/10/2008|
06/10/2008|
30/09/2008|
30/09/2008|
15/09/2008|
15/09/2008|
01/09/2008|
01/09/2008|
11/08/2008|
11/08/2008|
28/07/2008|
28/07/2008|
21/07/2008|
21/07/2008|
18/07/2008|
18/07/2008|
15/07/2008|
15/07/2008|
08/07/2008|
08/07/2008|
02/07/2008|
02/07/2008|
19/06/2008|
19/06/2008|
12/05/2008|
06/05/2008|
08/04/2008|
02/04/2008|
28/03/2008|
17/03/2008|
11/03/2008|
03/03/2008|
03/03/2008|
23/02/2008|
07/02/2008|
01/02/2008|
29/01/2008|
20/01/2008|
10/01/2008|
12/12/2007|
05/12/2007|
20/11/2007|
30/10/2007|
22/10/2007|
10/10/2007|
01/10/2007|
03/09/2007|
28/08/2007|
22/08/2007|
15/08/2007|
07/08/2007|
31/07/2007|
18/07/2007|
12/07/2007|
26/06/2007|
26/06/2007|
22/05/2007|
22/05/2007|
30/04/2007|
30/04/2007|
16/04/2007|
16/04/2007|
02/04/2007|
19/03/2007|
19/12/2006|
19/12/2006|
14/11/2006|
01/11/2006|
31/10/2006|
25/10/2006|
12/09/2006|
30/08/2006|
21/08/2006|
26/07/2006|
26/06/2006|
26/06/2006|
16/06/2006|
16/06/2006|
07/06/2006|
02/05/2006|
26/04/2006|
10/04/2006|
03/04/2006|
01/04/2006|
21/03/2006|
07/03/2006|
28/02/2006|
14/02/2006|
06/02/2006|
26/12/2005|
16/12/2005|
11/12/2005|
29/11/2005|
29/11/2005|
24/10/2005|
17/10/2005|
02/10/2005|
22/08/2005|
10/08/2005|
12/07/2005|
05/07/2005|
20/06/2005|
16/05/2005|
12/04/2005|
12/04/2005|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House