Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Economía y Finanzas  
 
30/11/2006 | El crudo y Turquía frenan la secesión kurda: el Gobierno regional apuesta por un Irak confederado para no levantar a sus vecinos turcos

Alberto Rubio

En Erbil ninguna bandera recuerda que la región semiautónoma de Kurdistán es parte del atormentado Irak posterior a Sadam Husein.

 

Sólo la tricolor, roja, blanca y verde, con un sol amarillo en el centro, ondea en todos los edificios oficiales y hasta en el más destartalado bloque en construcción de la antiquísima ciudad fundada por los sumerios hace más de 4.000 años. Aparentemente ajenos a la carnicería que asola Bagdad y otras ciudades, los habitantes de la capital kurda se vanaglorian -«hace 18 meses que aquí no hay un atentado ¿sabe?»- de que su ciudad es la única verdaderamente segura de todo el país. «¿Qué país?» Lanzo la pregunta casi por si acaso. La idea, manejada por muchos analistas occidentales, es que Kurdistán está dando pasos decididos para abordar su independencia.

Pero no es así. O, al menos, las autoridades kurdas se preocupan mucho de demostrar que, hoy por hoy, no tienen ningún interés en dejar de ser iraquíes. «Somos kurdos y tenemos nuestras particularidades, pero somos parte de Irak», subraya el ministro del Interior kurdo, Karim Sinjari, a este diario. Así que el país de referencia sigue siendo Irak, hasta nueva orden. O hasta que Washington diga qué hará para zanjar la crisis mesopotámica.

Por eso, estos días desde Erbil se mira de reojo hacia Amán. Los resultados que pueda ofrecer la reunión en la capital jordana del presidente de EE UU, George W. Bush, con el primer ministro iraquí, el chií Nuri al Maliki, interesan sobremanera a los dirigentes kurdos. Ellos apuestan por un Estado federal. O por una confederación. Les da igual. El caso es mantener la mínima estabilidad y seguridad que han conseguido desde que terminó la guerra. Cualquier otro supuesto, les pone directamente frente a Turquía. Y eso son palabras mayores, porque el Ejecutivo de Erdogan no dudará ni un segundo en tomar todas las medidas, incluidas las militares, antes que abrir la puerta al secesionismo de su propia población kurda.

Por eso, la federación «es la única forma de que todos logremos nuestros objetivos», afirma Sinjari en el amplio salón del flamante edificio del Ministerio de Interior donde recibe a los periodistas.

El llamamiento a la conciliación de los tres principales grupos étnicos iraquíes -suníes, chiíes y kurdos- topa con varios problemas. El principal es, en este momento, la seguridad. Sinjari desgrana los errores cometidos por la Administración norteamericana desde que terminó la guerra. Empezando por el desmantelamiento total de la Policía, el Ejército y, sobre todo, los servicios secretos de Sadam. «Eso ha dejado un vacío de poder y a millones de hombres, que tenían que alimentar a sus familias, en la calle».

«Nosotros no desmantelamos la Policía, cogimos experiencia de ella y luego fuimos introduciendo a nuestra gente poco a poco». El resultado ha funcionado, si bien es cierto que la autoridad autónoma kurda sólo controla Erbil, Mosul y Kirkuk, los dos principales centros petroleros de la región están fuera de su control y en ellas se libran duras luchas sectarias que han logrado reducir notablemente la producción de petróleo, la principal fuente de ingresos del Kurdistán.

El reparto de los beneficios derivados del «oro negro» es uno de los principales desacuerdos que enfrentan a kurdos con suníes pero también con chiíes, que reclaman un mayor pago por el crudo kurdo que atraviesa su territorio para ser cargado en petroleros en el Golfo Pérsico. Pero es ahora el menor de los problemas para un incipiente país que se conforma con no ser borrado, de nuevo, del mapa.

 

La Razón (España)

 


Otras Notas Relacionadas... ( Records 1 to 10 of 1265 )
fecha titulo
21/11/2018 La segunda revolución renovable de América Latina
26/10/2018 ¿Ideología o pragmatismo? La encrucijada en el sector energético
24/10/2018 US Shale Has A Glaring Problem – Analysis
06/09/2018 TAP Pipeline: Look Who’s Switching Off the Gas This Time
05/09/2018 The Long Shadow Of Gulf Crisis: Qatar Emerges As Key Player In Gaza Crisis – Analysis
12/08/2018 Cómo eliminar los subsidios a los combustibles II
12/08/2018 Why oil firms should worry more about climate change
10/08/2018 La extraordinaria revolución del fracking
10/08/2018 Análisis: El desacople de los precios del gas con el petróleo. Sobre la consolidación del mercado de GNL
14/07/2018 The India-Russia-US Energy Triangle


Otras Notas del Autor
fecha
Título
03/08/2017|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House