Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
En Parrilla  
 
18/10/2006 | Procesos de paz

Ramón Perez- Maura

No son pocos los que a la hora de justificar el desesperado intento del Gobierno de Zapatero de buscar un acuerdo con la banda terrorista ETA y sus satélites escudriñan referencias extranjeras en Irlanda del Norte o en Colombia. Algunos, en cambio, creemos que esos dos procesos ofrecen lecciones muy distintas de las que creen quienes los jalean.

 

La semana pasada fue dedicada en el Ulster a intentar revivir el «Acuerdo del Viernes Santo», lo que ya es bastante significativo. Cuando se alcanzó ese acuerdo, unionistas y republicanos estaban mayoritariamente representados por partidos moderados que han perdido la mayoría de su respaldo en favor de otras formaciones mucho más extremistas: de un lado los terroristas de Sinn Fein y de otro el Partido Unionista y Democrático del pastor Ian Paisley -¿lo recuerdan? El 11 de octubre de 1988 Juan Pablo II se dirigía al Parlamento Europeo cuando Paisley se alzó en su escaño y lo increpó: «¡Anticristo!».  

Tuvo que ir el Archiduque Otto de Habsburgo a sacar a Paisley del hemiciclo dándole patadas en el tafanario. El continuo ascenso de los extremistas, con el Sinn Fein reclamando el lugar de segundo ministro para uno de los suyos, tras el propio Paisley, difícilmente puede ser un buen augurio para la paz. Ese proceso ha finiquitado a los moderados a base de recompensar a los extremistas que demuestran a sus bases que los asesinatos que perpetraron han sido recompensados.  

El pasado lunes, José María Aznar presentaba en Madrid «La palabra bajo fuego», el cuaderno de bitácora del fallido intento de paz de Andrés Pastrana en Colombia. No son pocos los que se preguntan cómo puede Aznar dedicar moderadas palabras de elogio a un libro que recuenta la negociación de un Gobierno democrático con una guerrilla al tiempo que el PP se distancia cada día del acercamiento a ETA.  

Quienes lean el libro de Pastrana no podrán albergar dudas. Pastrana ganó la Presidencia anunciando exactamente lo que iba hacer -en lugar de ocultarlo, como hizo el PSOE de ZP. Y para llevar adelante un proceso con los alzados en armas hay que tener el respaldo de todas las fuerzas parlamentarias -no vale «todas menos una».  

Pastrana contó con todos; baste como ejemplo la participación en la primera mesa de María Emma Mejía, candidata a la Vicepresidencia por el Partido Liberal, que tras ser derrotada por Pastrana se integró en el proceso. Fue la antítesis de lo que estamos viendo aquí, incluso en su manejo del Parlamento Europeo. Antes de Pastrana, las FARC y el ELN eran guerrillas románticas -queridas en Europa- que jugaban a Robin Hood. Con Pastrana quedaron inscritas en la lista de grupos terroristas de la UE. Antes de ZP, ETA estaba en la lista de terroristas de la UE. Veremos si con él no vuelve al Parlamento Europeo.

ABC (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
03/08/2018|
30/07/2018|
24/07/2018|
13/06/2018|
14/05/2018|
30/04/2018|
04/09/2016|
09/05/2014|
25/06/2013|
17/04/2012|
17/04/2012|
26/06/2011|
26/06/2011|
26/05/2011|
26/05/2011|
16/05/2011|
16/05/2011|
14/04/2011|
07/04/2011|
24/02/2011|
06/01/2011|
05/09/2010|
22/08/2010|
22/08/2010|
08/08/2010|
29/07/2010|
22/07/2010|
15/07/2010|
01/07/2010|
17/06/2010|
10/06/2010|
19/05/2010|
03/05/2010|
01/04/2010|
18/02/2010|
29/11/2009|
29/11/2009|
09/11/2009|
09/11/2009|
21/09/2009|
06/09/2009|
23/03/2009|
18/08/2008|
18/08/2008|
14/07/2008|
14/07/2008|
29/06/2008|
29/06/2008|
24/06/2007|
24/06/2007|
29/04/2007|
29/04/2007|
25/10/2006|
16/10/2006|
13/07/2006|
05/07/2006|
24/05/2006|
11/05/2006|
03/05/2006|
26/04/2006|
11/02/2006|
29/01/2006|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House