Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
En Profundidad  
 
25/11/2017 | Rusia - Vladimir Putin, el zar del petróleo que ha ayudado a terminar con el ¨reinado¨ de Arabia Saudí

El Economista Staff

Arabia Saudí ha sido durante décadas el gran dominador del mercado de petróleo. Su liderazgo en la OPEP era incuestionable, puesto que su producción suele suponer un tercio del bombeo de todo el cártel. Sin embargo, este placido reinado ha finalizado, no sólo por la violenta intromisión del fracking de EEUU, también por el crecimiento de Rusia y su imperio petrolero, controlado por el Estado, dirigido por Vladimir Putin y sus 'señores' del petróleo.

 

Aunque Rusia se ha convertido en un aliado de la OPEP (al menos suele apoyar las decisiones del cártel), Vladimir Putin, presidente de Rusia, se ha convertido en el jugador más influyente del cártel, según destaca Javier Blas, periodista especializado en materias primas de Bloomberg.

La influencia del Kremlin dentro del cártel es el reflejo de una política exterior diseñada para contrarrestar la influencia de EEUU, basada en un conjunto de políticas economías, diplomáticas, militares y de inteligencia. Helima Croft, ex analista de la Agencia Central de Inteligencia que dirige la estrategia sobre materias primas de RBC Capital, asegura que "Putin es ahora el zar mundial de la energía".

Los recortes de producción

El acuerdo para recortar la producción de petróleo de noviembre de 2016 necesitaba el apoyo de Rusia para que el mensaje tuviese impacto. Putin sabe que la OPEP le necesita, porque Rusia no sólo es uno de los tres mayores productores del mundo, también es aliado de países como Azarbaiyán o Kazajistán, productores importantes que suelen dejarse aconsejar por Moscú en materia de política energética e internacional.

No obstante esta es una alianza un tanto incómoda. Los saudíes, que son el mayor exportador del mundo y que están descontentos con la extensa carga de los recortes asumidas por Riad, se quejan de que los productores aliados no están cumpliendo plenamente. También están cada vez más frustrados con las dudas de Rusia a la hora de prolongar los recortes, según ha destacado una fuente a Bloomberg.

El Kremlin ha estado enviando señales mixtas en los últimos meses, en parte para aplacar a los barones petroleros nacionales, como el jefe de Rosneft, Igor Sechin, y el multimillonario de Lukoil, Vagit Alekperov, que no se muestran muy cómodos con los recortes de producción.

Pero a la vez están tratando de evitar que los precios del petróleo suban hasta niveles que permitan a las compañías de fracking y shale a impulsar la producción a medida que un mayor número de pozos se vuelven rentables. La Agencia de la Energía de EEUU espera que la producción nacional llegue a los 10 millones de barriles por día el próximo año, un nivel que sólo han superado Arabia Saudí y Rusia.

Putin, que se embarcó en esta alianza sin precedentes con la OPEP cuando los precios se hundieron hasta los 20 dólares por barril tiene otra razón para no querer que los precios del petróleo aumenten bruscamente. Rusia se está beneficiando de la debilidad del rublo (por la caída de entrada de divisas al país), que ayuda a los exportadores de diferentes sectores del país, más allá del petróleo y gas, a vender sus bienes y servicios fuera de Rusia.

Una economía más diversificada que la de Arabia Saudí o Venezuela permite a Rusia aguantar mejor los bajos precios del crudo. Este 'golpe' para la economía rusa está beneficiando a otros sectores como el primario, incluso teniendo en cuenta las sanciones impuestas por Occidente. El fenómeno que sufre Rusia (una depreciación del rublo respecto al dólar de más del 40% desde 2014) podría denominarse como el 'bien' ruso para los productores de trigo y cereales.

Los productores rusos salivan

Para los productores rusos, los recortes son cada vez más dolorosos. Con el barril de Brent, barril de referencia mundial, en los 63 dólares por barril, producir oro negro es muy rentable para ellos y sin embargo tienen que contenerse. Rosneft ha llegado a señalar este mes que está listo para abrir los grifos en diciembre, tres meses antes de que venza el acuerdo actual de recortes.

"Hay tres escenarios que estamos barajando: que los recortes de la OPEP se detengan a finales de año, a finales de marzo de 2018, o que continúen durante todo 2018", asegura Eric Liron, primer vicepresidente de Rosneft.

Esto forma parte del juego de Moscú. La OPEP necesita a Rusia más de lo que Rusia necesita a la OPEP, lo que ha creado una alianza en clara desventaja para los saudíes, que ven como su reinado en el mercado del petróleo queda sepultado Rusia y EEUU. La estructura del mercado de petróleo ha cambiado de forma definitiva.

El Economista (México)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
07/12/2017|
30/10/2017|
11/03/2017|
17/01/2017|
18/09/2015|
09/03/2015|
06/11/2012|
06/11/2011|
05/05/2010|
19/03/2007|
07/04/2006|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House