Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
01/09/2017 | El lapidario del Brexit

Carlos Fresneda

No hay manera de entenderse. Y eso que al final se decidio negociar en ingles y no en frances. Londres envia mensajes mas o menos cifrados y Bruselas los interpreta a su manera. En un mismo idioma, pero en galaxias muy lejanas, las dos delegaciones se estrellan sistematicamente contra el muro de la incomprension. Je ne comprends pas...

 

1."Brexit means Brexit"

("Brexit significa Brexit"). Nada más poner los tacones en Downing Street, el 11 de julio del 2016, Theresa May abrió fuego con una tautología que recuerda de lejos el "Black is Black" de los Los Bravos. Pese a haber defendido la permanencia con la boca chica, May confirmó de entrada su viraje al Brexit duro, se comprometió a convetirlo en un "éxito" y dejó claro que no iba permitir ningún intento de quedarse en la UE o de volver a entrar por la puerta de atrás.

2. "No deal is better than a bad deal"

("Un no acuerdo es mejor que un mal acuerdo"). Fue la dura advertencia de May a Bruselas el 18 de enero del 2017, en su discurso de la Lancaster House que marcó el tono agrio de las negociaciones. En su momento álgido de popularidad, la premier amenazaba con sellar la ruptura con la UE de un portazo. Aquello empezaba a parecerse a la letra facilona de Los Bravos: "It cant go wrong... Bad is Bad" ("No puede ir mal, lo malo es malo").

3. "Have our cake and eat it"

("Quedarnos con el pastel y comérnoslo"). El secretario de Exteriores, Boris Johnson, definió así la estrategia del Reino Unido ante el Brexit en declaraciones a The Sun, el 30 de septiembre del 2016. Las bromas de Boris resultan cada vez más pesadas con el paso del tiempo. Era entonces cuando también decía que el Brexit iba a ser "una oportunidad masiva para liberar el país y convertirlo en campeón del libre comercio". Y en la misma entrevista canturreó a Bob Marley: "Don't worry about a thing, cos every little thing is gonna be all right.' ("No te preocupes por nada, que hasta las cosas más pequeñas van a ir bien").

4. "Living in another galaxy"

("Viviendo en otra galaxia"). Fue la sensación que se llevó Jean-Claude Juncker en la famosa cena indigesta del 26 de abril del 2017 en Downing Street. Días después, el Frankfurter Allgemeine reveló que el presidente de la Comisión Europea llamó a la canciller Angela Merkel para comunicarle su sospecha: Theresa May se encuentra entre Han Solo y Jar Jar Binks, alucinando en colores y haciendo su guerra de las galaxias... "Soy 10 veces más escéptico que antes sobre las posibilidades del Brexit".

5. "Go whistle"

("Ir silbando"). Otra perla atribuida a Boris Johnson, en referencia a la factura de "divorcio" del Brexit. Aunque quien le sirvió la frase en bandeja fue el diputado eurófobo Philip Hollobone durante una comparecencia parlamentaria: "¿Puede usted ratificar que si la UE quiere un penique más de nosotros puede ir silbando?". A lo que Johnson respondió: "Las cifras que pretenden pedir a este país son exorbitantes, así que me parece que "pueden ir silbando" es una expresión totalmente adecuada". "Ir silbando" puede traducirse también libremente al español como "esperar sentado". En cualquier caso, Boris Johnson se puede aplicar el cuento y seguir con su incorregible humor el sabio consejo de los Monty Python en "Always look on the brigth side of life": "Cuando muerdas en hueso a la vida/ No te quejes, sólo silba/ Eso ayudará a que las cosas mejoren".

6. "Constructive ambiguity"

("Ambigüedad constructiva"). Entra en escena el ministro para el Brexit, David Davis. Y ante las acusaciones de caos y falta de claridad en la postura negociadora del Reino Unido se defiende diciendo que todo forma parte de una estrategia: la "ambigüedad constructiva". Criticado hasta entonces por su obstinación en ocultar sus cartas, Davis entra ya aquí en el terreno del "doublespeak" (doblepensar) orwelliano, rivalizando con el mismísimo Trump y sus "hechos alternativos".

7. "Get serious"

("Seamos serios"). La consigna recién lanzada por el negociador-jefe de la UE Michel Barnier lo dice todo. Atrás queda el humor británico y las figuras retóricas que hasta ahora han marcado las negociaciones. El juego de los ocultamientos tiene que dejar paso a "una negociación seria". Las cartas que se ha sacado de la manga el Gobierno británico en su reciente batería de propuestas -de la permanencia temporal en la unión aduanera a la frontera sin fricciones en Irlanda- han sido descritas por los negociadores europeos como "magical thinking" ("pensamiento mágico").

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
13/11/2017|
28/09/2017|
18/06/2017|
07/06/2017|
15/04/2017|
13/03/2017|
09/03/2017|
05/03/2017|
03/03/2017|
01/03/2017|
01/02/2017|
23/01/2017|
18/01/2017|
16/01/2017|
23/12/2016|
23/12/2016|
21/12/2016|
19/12/2016|
17/12/2016|
14/10/2016|
04/09/2016|
30/08/2016|
15/07/2016|
14/07/2016|
13/07/2016|
03/07/2016|
03/07/2016|
06/05/2016|
22/04/2016|
10/04/2016|
27/03/2016|
25/03/2016|
20/02/2016|
06/10/2015|
28/09/2015|
01/08/2015|
07/07/2015|
06/07/2015|
06/05/2015|
04/05/2015|
06/04/2015|
20/12/2014|
17/12/2014|
23/09/2014|
13/09/2014|
15/07/2014|
02/07/2014|
22/06/2014|
29/05/2014|
17/02/2014|
10/12/2013|
11/11/2013|
22/09/2013|
22/09/2013|
29/02/2012|
29/02/2012|
29/02/2012|
02/06/2010|
06/02/2010|
21/01/2010|
18/11/2008|
18/11/2008|
06/11/2008|
06/11/2008|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House