Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
En Parrilla  
 
15/01/2017 | ¿Intervino el FBI en las elecciones de EEUU para favorecer a Donald Trump?

Pablo Pardo

El Departamento de Justicia investigará las acciones del FBI con los correos de Hillary Clinton. La reapertura de la investigación contra Clinton a 11 días de las elecciones levantó ampollas: el Departamento de Justicia recomienda evitar cualquier acción que pueda interferir en un proceso electoral

 

Un nuevo día en Washington, y una nueva crisis política en relación a las elecciones del pasado 8 de noviembre. El miércoles fueron los conflictos de interés de Donald Trump y la posibilidad de que Rusia tenga material comprometedor sobre él con el que someterle a chantaje. Ayer, las preguntas eran: ¿intervino el FBI en las elecciones en favor del candidato republicano, o, por el contrario, trató de proteger a Hillary Clinton de una investigación que ese propio organismo estaba llevando a cabo sobre ella?

Ésas son las cuestiones que subyacen al inesperado anuncio realizado por el Departamento de Justicia de EEUU de que va a investigar la actuación del director y subdirector del FBI, James Comey y Andrew McCabe en el caso de los correos electrónicos de Hillary Clinton. El FBI, que es lo más parecido a una policía y agencia de seguridad a nivel nacional que hay en Estados Unidos, investigó el uso por parte de Clinton de un servidor de correo electrónico privado cuando era secretaria de Estado, en violación de las normas internas de la Administración. Los demócratas acusan al republicano Comey de haber usado la investigación de manera partidista para favorecer a Donald Trump; los republicanos, por su parte, afirman que McCabe debería haberse recusado en el caso, puesto que su mujer, que es demócrata, participaba en las elecciones como candidata al Senado del estado de Virginia.

La cuestión más candente de la nueva investigación, sin embargo, atañe a Comey. Todo gira en torno al hecho de que, tal y como el propio director del FBI declaró en julio, aunque Clinton fue "extremadamente descuidada" en el uso de la tecnología de sus comunicaciones oficiales, no cometió delito.La cosa parecía cerrada, hasta que, 11 días antes de las elecciones, el propio Comey envió una carta a los líderes del Congreso anunciando que la había reabierto. La decisión se debió a que el FBI había encontrado miles de correos electrónicos de Clinton en el ordenador del ex congresista Anthony Wiener, que está casado - aunque separado - con la 'mano derecha' de Hillary Clinton, Huma Abedin, y está siendo investigad por un presunto delito de sexo con menores de edad.

La reapertura de la investigación puso literalmente patas arriba la campaña electoral. Finalmente, el 6 de noviembre - menos de 48 horas antes de que abrieran los colegios electorales - Comey envió otra carta al Congreso en la que declaraba que, tras haber trabajado "contra reloj" en el correo electrónico de Weiner, "no hemos cambiado nuestras conclusiones con respecto a julio". En otras palabras: que Clinton no había cometido delito.

Según Clinton y los demócratas, para entonces el daño ya estaba hecho, y, además, el FBI había demostrado un "doble rasero flagrante" al actuar con mucha más diligencia contra la ex secretaria de Estado que contra Rusia, que ya entonces había sido acusada de haber entrado en los ordenadores del Comité Nacional Demócrata (DNC, según sus siglas en inglés) y de haber entregado a WikiLeaks y a otras organizaciones información interna de esa organización en la que Hillary salía mal parada. El entonces presidente de los demócratas del Senado, Harry Reid, acusó a Comey de actuar "con lo que parece un claro intento de ayudar a un partido político". En una teleconferencia privada con donantes, celebrada después de las elecciones, la propia Clinton declaró que habían sido las declaraciones de Comey lo que le hizo perder los comicios.

La cuestión no es que Comey reabriera la investigación, sino que lo hiciera público a falta de 11 días para las elecciones. Esa decisión levantó ampollas, porque tradicionalmente, el Departamento de Justicia de EEUU ha recomendado a las fuerzas del orden y a la judicatura que traten de evitar cualquier acción que pueda generar la idea de que están interfiriendo en un proceso electoral. Eso no implica no actuar, sino, simplemente, no divulgar, en un periodo que siempre se ha netenddido que abarcaba los 60 días previos a unos comicios. En 2012, el máximo responsable del Departamento de Justicia, el fiscal general Eric Holder, emitió un memorando recordando a todos los funcionarios de ese organismo - entre los que se encuentran los empleados del FBI y, por tanto, Comey - de la importancia de mantener esa norma.

Entonces, ¿por qué actuó Comey, contra la opinión de la sucesora de Holder, Loretta Lynch, que le pidió que no hablara de la reapertura de la investigación? La explicación más extendida es que el director del FBI no quería que los republicanos volvieran a acusarle de ayudar a Clinton. Pero, para evitar ese mal, Comey podría haber creado otro mayor, como ahora ha puesto de manifiesto la apertura de la investigación.

Una investigación que, además, afecta a uno de los más cercanos colaboradores y confidentes de Donald Trump: el ex alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani. El 4 de noviembre, en una entrevista en la cadena de televisión Fox News, Giuliani declaró respecto a la reapertura de la investigación: "¿Si lo sabía? Puedes estar condenadamente seguro de que lo sabía". Giuliani, además de alcalde de Nueva York, fue fiscal del Distrito Sur Manhattan, con lo que tuvo a Wall Street bajo su supervisión, y es el dueño de dos consultoras de seguridad.

La investigación del Departamento de Justicia tapó el penúltimo escándalo de Trump, que era el informe de una empresa de seguridad privada británica a la que las agencias de espionaje de EEUU conceden la máxima credibilidad, y que afirma que el Kremlin posee información de la vida sexual y de las finanzas del futuro presidente con la que chantajearle. Trump ayer tuiteó que el director nacional de Inteligencia, James Clapper, le había llamado para "denunciar el informe falso y ficticio que ha estado circulando ilegalmente". En realidad, lo que era falso y ficticio era el tuit del presidente electo, como quedó claro con un comunicado del propio Clapper poco después en el que afirmaba que los servicios de inteligencia de EEUU no han sido capaces de determinar si el informe es verdadero o falso.

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
03/12/2017|
30/11/2017|
23/09/2017|
23/09/2017|
21/08/2017|
12/08/2017|
11/07/2017|
05/07/2017|
25/06/2017|
08/06/2017|
18/05/2017|
30/04/2017|
10/03/2017|
05/03/2017|
12/02/2017|
02/02/2017|
29/01/2017|
20/01/2017|
20/01/2017|
15/01/2017|
12/01/2017|
21/12/2016|
21/12/2016|
06/11/2016|
02/11/2016|
27/10/2016|
23/10/2016|
23/10/2016|
10/10/2016|
28/09/2016|
19/09/2016|
01/08/2016|
20/07/2016|
14/06/2016|
27/05/2016|
14/03/2016|
01/03/2016|
03/02/2016|
01/02/2016|
29/01/2016|
17/12/2015|
13/11/2015|
27/10/2015|
28/09/2015|
27/09/2015|
10/08/2015|
06/07/2015|
02/07/2015|
10/06/2015|
15/04/2015|
22/03/2015|
28/02/2015|
07/02/2015|
01/01/2015|
17/12/2014|
04/12/2014|
28/10/2014|
31/07/2014|
30/07/2014|
12/05/2014|
28/04/2014|
25/10/2013|
16/10/2013|
04/07/2013|
10/06/2013|
07/05/2013|
16/04/2013|
22/01/2013|
02/01/2013|
30/11/2012|
20/11/2012|
10/11/2012|
08/11/2012|
07/11/2012|
28/08/2012|
16/07/2012|
10/07/2012|
23/06/2012|
01/06/2011|
01/06/2011|
31/05/2011|
31/05/2011|
03/05/2011|
03/05/2011|
12/02/2011|
03/11/2010|
17/01/2010|
05/12/2009|
05/12/2009|
02/12/2009|
02/12/2009|
12/10/2009|
14/09/2009|
22/08/2009|
26/07/2009|
26/07/2009|
26/03/2009|
12/03/2009|
12/03/2009|
08/03/2009|
08/03/2009|
28/02/2009|
28/02/2009|
27/02/2009|
04/01/2009|
09/10/2008|
09/10/2008|
03/10/2008|
03/10/2008|
06/09/2008|
06/09/2008|
18/08/2008|
18/08/2008|
19/05/2007|
19/05/2007|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House