Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
27/10/2016 | El voto oculto de Donald Trump

Pablo Pardo

Puede haber gente que no diga que le vota por miedo a ser acusada de racista. También puede ser que se nieguen a contestar a los encuestadores

 

En Estados Unidos hay una expresión para definir cuando las encuestas se equivocan: 'Efecto Bradley'. Es una idea que viene de 1982, cuando el alcalde de Los Angeles, Tom Bradley, perdió las elecciones a gobernador de California pese a haber ido por delante en las encuestas, incluyendo las realizadas 'a pie de urna' el día de los comicios. ¿La razón? Bradley era negro, y la gente que no iba a votar por él no quería parecer racista a los encuestadores.

Ahora, 34 años más tarde, el 'efecto Bradley' vuelve con Donald Trump. ¿Tiene el republicano un masa de votantes que ocultan sus preferencias y que hace que los sondeos que le ponen entre 1 y 12 puntos por detrás de Hillary Clinton estén equivocados?

Los expertos dicen que no. Pero eso no disipa todas las dudas. Hace un año Trump salía bien, pero no espectacular, en las encuestas telefónicas. Sin embargo, obtenía mucho mejores resultados en las que eran a través de Internet, como las creadas por la empresa Monkey Survey, fundada por David Goldberg, quien fuera esposo de la persona que lleva el día a día de Facebook, Sheryl Sandberg.

En aquel momento, el gurú de las encuestas más popular de EEUU, Nate Silver, rechazó los sondeos 'online'. Pero después resultó que éstos eran más precisos que los telefónicos. La razón es que las encuestas por Internet son anónimas, así que la gente se sentía más libre para dar su opinión.

No está claro por qué la gente puede ocultar que vota por Trump. Sobre todo, cuando sus partidarios acuden masivamente a sus mítines, y no dudan en expresar de todas las formas posibles (incluyendo una amplia gama de insultos) sus preferencias políticas y su opinión acerca de todo lo que no les gusta de EEUU.

Una opción es que puede haber gente que no diga que vota por Trump por miedo a ser acusada de racista. O para que no le culpen del peor delito social en EEUU: ser un perdedor, un pobre.

En un país basado en la idea del éxito individual, eso es algo que no se perdona. Y no se perdona sobre todo entre el principal grupo demográfico de Trump: los hombres de nivel educativo bajo. Las minorías-en especial los afroamericanos-siempre tienden a echar la culpa de sus males a la sociedad, al racismo, o al sistema político. Los blancos, no. Por eso la tasa de suicidio entre ese grupo demográfico es el triple que entre los negros.

Sin embargo, los encuestadores llevan ajustando sus modelos desde que Trump irrumpió en campaña, por lo que afirman que no hay indicios de que haya un voto oculto. Aunque eso no hace las encuestas a prueba de bomba. Y menos con una estrategia como la de Trump, que le da tan poca importancia a las encuestas que ha gastado hasta la fecha casi el doble en gorras (2,9 millones de euros) que en sondeos (1,6 millones), apenas gasta en anuncios televisados, se ha peleado con todo el Partido Republicano, y sigue la pauta de su primer jefe de campaña, Corey Lewandowski: movilizar a la gente que no vota.

El problema es que la gente que no vota tiende a ser ignorada por los encuestadores, que también tienen dificultades para estimar el voto de partidos políticos nuevos, porque no pueden proyectar resultados pasados. Es algo que ha pasado en España con Podemos. Y que en EEUU se aplica a Trump, que es como si fuera en sí mismo un partido nuevo, muy alejado de la ortodoxia republicana.

La semana pasada, el autor de estas líneas se dedicó a preguntar a personas sin techo de Las Vegas si pueden votar y, en tal caso, por quién lo harían. Aunque la mayoría de los 'encuestados' no están registrados para ejercer su derecho al voto, Trump ganaba por mayoría.

"Homeless de Las Vegas no es un grupo demográfico que yo incluiría en mis encuestas", explica Gonzalo Rivero, que trabaja en una empresa de estudios de opinión pública en Washington y es editor del popular blog Politikon. Claro que tampoco le hace falta. Apenas se trata de 7.000 personas, según las cifras oficiales, cuyos escasos votos emitidos no van a ningún sitio.

Cabe otra posibilidad: que la gente no mienta, sino que se niegue a contestar a los encuestadores. "Cada vez hay más personas que se niegan a responder a las encuestas", explica Rivero. Y, dado el carácter 'antisistema' de una buena parte del voto de Trump, no es imposible que muchos de sus partidarios rechacen responder a las encuestas.

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
12/08/2017|
11/07/2017|
05/07/2017|
25/06/2017|
08/06/2017|
18/05/2017|
30/04/2017|
10/03/2017|
05/03/2017|
12/02/2017|
02/02/2017|
29/01/2017|
20/01/2017|
20/01/2017|
15/01/2017|
15/01/2017|
12/01/2017|
21/12/2016|
21/12/2016|
06/11/2016|
02/11/2016|
23/10/2016|
23/10/2016|
10/10/2016|
28/09/2016|
19/09/2016|
01/08/2016|
20/07/2016|
14/06/2016|
27/05/2016|
14/03/2016|
01/03/2016|
03/02/2016|
01/02/2016|
29/01/2016|
17/12/2015|
13/11/2015|
27/10/2015|
28/09/2015|
27/09/2015|
10/08/2015|
06/07/2015|
02/07/2015|
10/06/2015|
15/04/2015|
22/03/2015|
28/02/2015|
07/02/2015|
01/01/2015|
17/12/2014|
04/12/2014|
28/10/2014|
31/07/2014|
30/07/2014|
12/05/2014|
28/04/2014|
25/10/2013|
16/10/2013|
04/07/2013|
10/06/2013|
07/05/2013|
16/04/2013|
22/01/2013|
02/01/2013|
30/11/2012|
20/11/2012|
10/11/2012|
08/11/2012|
07/11/2012|
28/08/2012|
16/07/2012|
10/07/2012|
23/06/2012|
01/06/2011|
01/06/2011|
31/05/2011|
31/05/2011|
03/05/2011|
03/05/2011|
12/02/2011|
03/11/2010|
17/01/2010|
05/12/2009|
05/12/2009|
02/12/2009|
02/12/2009|
12/10/2009|
14/09/2009|
22/08/2009|
26/07/2009|
26/07/2009|
26/03/2009|
12/03/2009|
12/03/2009|
08/03/2009|
08/03/2009|
28/02/2009|
28/02/2009|
27/02/2009|
04/01/2009|
09/10/2008|
09/10/2008|
03/10/2008|
03/10/2008|
06/09/2008|
06/09/2008|
18/08/2008|
18/08/2008|
19/05/2007|
19/05/2007|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House