Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
23/10/2016 | EE. UU. - Elecciones 2016: El desafío de Donald Trump, directo al fracaso

Pablo Pardo

El fraude del que habla el republicano debería llevar a los tribunales a los estados, en un proceso legal costosísimo y eterno. Trump: "Aceptaré el resultado de las elecciones, si gano".

 

Donald Trump ha logrado que la campaña presidencial de Estados Unidos entre en una fase marxista. Marxista en lo que se refiere tanto a Karl como a Groucho. El primero, por su frase de que "la Historia se repite dos veces: la primera como tragedia, la segunda como farsa". El segundo, por su observación de que "la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados".

Sólo con esas herramientas marxistas -de Karl y de Groucho- cabe interpretar la afirmación de Dnald Trump realizada ayer en un mitin en la ciudad de Deleware, situada en el centro de Ohio, en un área en la que el candidato republicano goza de una alta popularidad: "Aceptaré totalmente el resultado de estas grandiosas e históricas elecciones presidenciales... si gano".

La declaración de Trump llegó cuando el candidato estaba siendo sometido a un vapuleo unánime de los medios de comunicación y de parte del Partido Republicano por su negativa a confirmar, en el último debate presidencial, en la noche del miércoles, que aceptaría el resultado de los comicios en el caso de que perdiera, como señalan las encuestas. "Lo que te estoy diciendo es que lo decidiré a su debido tiempo. Os voy a dejar con el suspense, ¿vale?", dijo Trump.

La controversia del año 2000

Trump y algunos de sus colaboradores, como la actual responsable de su campaña, Kellyanne Conway, han tratado de justificar su decisión usando como precedente la controversia de 2000, cuando el vicepresidente demócrata Al Gore perdió el derecho a realizar un recuento en Florida por una decisión del Tribunal Supremo, controlado por los republicanos.

Sin embargo, eso no es cierto. El 13 de diciembre de 2000, un día después del dictamen del Supremo, Gore emitió un comunicado en el que declaraba: "Acepto el carácter definitivo del resultado" de las elecciones.

El caso de 2000 es además indicativo de que Trump no tiene posibilidades para desafiar una derrota electoral. En primer término, porque en EEUU no hay una sola autoridad electoral, sino 50: una por cada estado. Por consiguiente, lo único que puede hacer es llevar a los tribunales el proceso electoral en determinados estados, no en todo el país. Pero, aún así, sus posibilidades de éxito serían muy limitadas. La razón es que en muchos estados-aunque no en todos- sólo se produce un recuento de los votos cuando la diferencia entre los dos candidatos que más han conseguido es inferior al 0,5% de las papeleteas escrutadas. De hecho, eso es lo que pasó en Florida en 2000. El recuento en ese estado no tuvo nada que ver con ninguna acción de Al Gore y, de hecho, fue la campaña de George W. Bush la primera que inició acciones legales para interrumpirlo.

Ahora bien: Trump ha hablado de "millones" de personas que están registradas para votar ilegalmente. Eso supone cambiar el foco, pero sólo hasta cierto punto. Porque, de nuevo, de esos registros se encargan los estados, y la mayor parte de los estados de EEUU están controlados por el Partido Republicano, al que pertenece, precisamente, Donald Trump. En ese caso, Trump debería llevar a los tribunales a los estados, en un proceso legal costosísimo, eterno y que aniquilaría sus posibilidades de mantenerse como una fuerza influyente en la política estadounidense.

Es, así pues, una proposición condenada al fracaso. Aunque, aun así, nadie sabe muy bien por qué Trump cree que habrá fraude. De hecho, en el debate dijo que, entre las razones que le impulsan a creer eso, está que Clinton no debería haber sido autorizada a ser candidata. Es otra idea marxista. De Groucho: "Éstos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros".

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
12/08/2017|
11/07/2017|
05/07/2017|
25/06/2017|
08/06/2017|
18/05/2017|
30/04/2017|
10/03/2017|
05/03/2017|
12/02/2017|
02/02/2017|
29/01/2017|
20/01/2017|
20/01/2017|
15/01/2017|
15/01/2017|
12/01/2017|
21/12/2016|
21/12/2016|
06/11/2016|
02/11/2016|
27/10/2016|
23/10/2016|
10/10/2016|
28/09/2016|
19/09/2016|
01/08/2016|
20/07/2016|
14/06/2016|
27/05/2016|
14/03/2016|
01/03/2016|
03/02/2016|
01/02/2016|
29/01/2016|
17/12/2015|
13/11/2015|
27/10/2015|
28/09/2015|
27/09/2015|
10/08/2015|
06/07/2015|
02/07/2015|
10/06/2015|
15/04/2015|
22/03/2015|
28/02/2015|
07/02/2015|
01/01/2015|
17/12/2014|
04/12/2014|
28/10/2014|
31/07/2014|
30/07/2014|
12/05/2014|
28/04/2014|
25/10/2013|
16/10/2013|
04/07/2013|
10/06/2013|
07/05/2013|
16/04/2013|
22/01/2013|
02/01/2013|
30/11/2012|
20/11/2012|
10/11/2012|
08/11/2012|
07/11/2012|
28/08/2012|
16/07/2012|
10/07/2012|
23/06/2012|
01/06/2011|
01/06/2011|
31/05/2011|
31/05/2011|
03/05/2011|
03/05/2011|
12/02/2011|
03/11/2010|
17/01/2010|
05/12/2009|
05/12/2009|
02/12/2009|
02/12/2009|
12/10/2009|
14/09/2009|
22/08/2009|
26/07/2009|
26/07/2009|
26/03/2009|
12/03/2009|
12/03/2009|
08/03/2009|
08/03/2009|
28/02/2009|
28/02/2009|
27/02/2009|
04/01/2009|
09/10/2008|
09/10/2008|
03/10/2008|
03/10/2008|
06/09/2008|
06/09/2008|
18/08/2008|
18/08/2008|
19/05/2007|
19/05/2007|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House