Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
01/08/2016 | Hillary Clinton y su heterogénea coalición de blancos y minorías

Pablo Pardo

Hillary Clinton, la novia de AméricaLa candidata demócrata tendrá que mantener el voto conquistado por su esposo y Obama

 

Un país está dividido cuando, literalmente, la gente discute hasta para mear. Eso es Estados Unidos en 2016.

El mejor ejemplo es el cartel 'Aseos para todos los sexos', a la puerta del primer baño con el que uno se encontraba al entrar en el Polideportivo Wells Fargo de Filadelfia, en el que se celebró esta semana la Convención Demócrata de la que salió elegida Hillary Clinton. O sea: era un baño para hombres, mujeres, hombres que se sientan mujeres, mujeres que se sientan hombres o, simplemente, alguien que no pudiera esperar. Claro que ése era el único aseo 'para todos los sexos' en todo el Polideportivo, en el que caben más de 20.000 personas. Y el cartel, además, era provisional. Cuando vuelvan a jugar en el Polideportivo el equipo de baloncesto 'Philadelphia 76ers' y el de hockey 'Philadelphia Flyers', el baño será lo que ha sido siempre: para mujeres.

Ese baño era un manifiesto político. En EEUU hay un debate brutal acerca de los baños. Quién puede usarlos, cómo y cuándo. ¿Puede una persona utilizar un aseo que no tiene que ver con sus genitales si siente que es ahí donde debe atender la llamada de la naturaleza de acuerdo a su verdadera identidad sexual? ¿O es una forma de abrir la puerta del aseo a violadores, exhibicionistas, pederastas y demás delincuentes sexuales?

La segunda mayor cadena de supermercados del país, Target, ha declarado que las personas podrán decidir en sus 1.800 centros comerciales qué baño emplean en función de su identidad sexual. Un grupo conservador ha conseguido un millón de firmas de ciudadanos que dicen que no van a volver a comprar nada en sus establecimientos. El estado de Carolina del Norte ha prohibido que una persona use el retrete asignado para un sexo diferente del que esté en su partida de nacimiento, lo que afecta a los transexuales. Nueva York ha demandado a Carolina del Norte por eso, ya que las partidas de nacimiento las expiden los estados.

La lista de eventos que se han suspendido en Carolina del Norte como protesta contra esa norma llenaría las páginas de este periódico (incluyendo suplementos de domingo), porque va desde Ringo Starr hasta el Circo del Sol, pasando por la productora de cine Lionsgate y hasta el portal porno xHamster, que no permite la entrada en sus web de dispositivos con una IP (dirección de Internet) de ese estado. En Georgia, el gobernador vetó una ley similar cuando Disney le explicó que, si la ratificaba, dejaría de filmar películas allí.

En 1992, cuando Hillary Clinton inició su escalada hacia el poder político en EEUU, ese debate era impensable. En 1996, el año en el que su marido, Bill, fue reelegido a la Casa Blanca., Wal-Mart -el 'número uno' de las ventas minoristas de EEUU y la mayor empresa privada del mundo- retiró apresuradamente unas camisetas en las que se decía que "algún día una mujer será presidente" porque sus clientes las consideraban "ofensivas". Hillary Clinton, dicho sea de paso, fue miembro del consejo de administración de Wal-Mart en la época en la que su marido Bill era gobernador de Arkansas, el estado en el que gigante de los supermercados tiene su sede. Una coincidencia, sin duda. Aunque Hillary también ha estado en otros consejos, como el de la cementera francesa Lafarge.

En estos 24 años, la transformación de EEUU ha sido considerable. Y, con ella, la del Partido Demócrata. Precisamente, en 1992, Juan Verde, actualmente miembro del Comité Nacional de la campaña de Clinton y ex subsecretario adjunto de Comercio con Obama, empezó a involucrarse en política en EEUU. "En aquella época, el partido era mucho más blanco, y los líderes eran mucho más mayores. Fue justo en 1992 cuando se creó el primer equipo para captar el voto hispano, a instancias de Bill Clinton, que creía que había que apostar por las comunidades que son blancas-latinos, negros, y asiáticos-porque iban a ser decisivas", recordaba Verde el viernes a este periódico. En 2012, Barack Obama fue el primer presidente de EEUU que sacó menos votos de blancos que su rival, el republicano Mitt Romney, y, sin embargo, ganó la reelección gracias a su abrumador apoyo entre las minorías.

Es notable que Hillary haya sido capaz de adaptarse a este cambio. El Clinton de 1992 hubiera sido un demócrata de derechas en 2016, capaz incluso de suspender un acto de campaña para ir a su estado de Arkansas -una región rural, pobre, y racista- para autorizar una ejecución. En 2016, Hillary tratará de ser presidenta con una heterogénea coalición de blancos y minorías, similar a la de Obama, mientras que su rival, Donald Trump, se ciñe solo al voto de los blancos. Nueva política en viejas manos. Solo el hecho de que Clinton haya hecho la reconversión y dice bastante acerca de sus habilidades políticas. Pero ahora tiene que mantener unida a esa masa de votantes ideada por su esposo y forjada por su predecesor, Barack Obama.

La clave es el voto hispano. Los negros votan demócrata, no importa quién sea el candidato, y en 2016 Trump no está, además, atrayendo a ese electorado. Los hispanos son otra cosa. Si Mitt Romney hubiera logrado en 2012 el 40% del voto latino que se llevó George W. Bush en 2004, en vez del 33% con el que se quedó,ahora sería él, y no Barack Obama, quien estaría en la Casa Blanca.

Clinton no solo necesita que Trump caiga por debajo de la cifra de Romney, sino que esa comunidad vaya a votar en masa, porque el voto blanco se va a ir masivamente con los republicanos este año.

Es algo de lo que la campaña de Clinton es consciente. En Filadelfia, el jefe de prensa para medios hispanos de Hillary, Jorge Silva, lo dejaba claro en un pasillo de la Convención en una charla con EL MUNDO: "Necesitamos que los hispanos salgan a votar. La clave en todas las elecciones es hacer que la gente vote. Nosotros desarrollamos un plan en las primarias y lo llevamos a cabo. Nuestro plan para las elecciones generales va a ser lo mismo".

"Se espera que voten 13 millones de latinos en noviembre; pero hay 28 millones de ellos elegibles para votar. O sea, menos de la mitad va a ejercer su derecho al voto", explicaba López a EL MUNDO en un descanso de la Convención Republicana de Cleveland. El republicano Ralph Alvarado, el primer senador hispano de la Historia del Senado de Tennessee, que habló durante 6 minutos -de ellos, tres en español- en la Convención Republicana, coincide: "Los latinos no quieren meterse en política. Tenemos una cultura de participación política menor", declaraba en Cleveland este estadounidense de origen costarricense cuyos ancestros son de Luarca, en Asturias.

En una tensa rueda de prensa la semana pasada en la Convención Republicana varios delegados de origen latino se negaron a dar a los medios de comunicación el porcentaje de asistentes de esa comunidad al evento. Incluso entre la delegación republicana de Florida sólo el 20% de los delegados eran hispanos, pese a que ese grupo acumula el 23,6% de la población del Censo del estado. En la Convención Demócrata, los hispanos solo fueron el 13% de los delegados. Aun así, fueron siete puntos menos que los negros, pese a que en EEUU hay más hispanos que afroamericanos.

El apoyo a Trump entre los latinos oscila entre un bajísimo 14% y un respetable 33%, similar al que logró Romney. De modo que acaso sería un error pensar que Trump lo tiene perdido todo con los hispanos.

Los hispanos republicanos defienden a Trump. "Es un candidato atípico, no convencional, que ha dicho cosas que nos molestaron. Pero yo puedo pasar eso por alto porque para mí es más importante la seguridad nacional, el crecimiento económico, que haya empleos y que se pongan jueces en el Supremo que no traten de legislar, y que haya un buen candidato a vicepresidente, como Mike Pence", explica la candidata a la Cámara de Representantes Adryana Boyne. Nacida en Puebla (México), y nacionalizada estadounidense en 1994.

La idea es que, si el candidato republicano llega a presidente, generará crecimiento económico, y eso ayudará indirectamente a la población de origen hispano, cuyo nivel de ingresos es superior al de los nativos (los llamados "indios"), pero inferior a los afroamericanos. Al mismo tiempo, menos inmigración ilegal "supondrá menos competencia para los hispanos que ya están en EEUU", matizaba el consultor republicano Jesus Marquez en Cleveland.

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
03/12/2017|
30/11/2017|
23/09/2017|
23/09/2017|
21/08/2017|
12/08/2017|
11/07/2017|
05/07/2017|
25/06/2017|
08/06/2017|
18/05/2017|
30/04/2017|
10/03/2017|
05/03/2017|
12/02/2017|
02/02/2017|
29/01/2017|
20/01/2017|
20/01/2017|
15/01/2017|
15/01/2017|
12/01/2017|
21/12/2016|
21/12/2016|
06/11/2016|
02/11/2016|
27/10/2016|
23/10/2016|
23/10/2016|
10/10/2016|
28/09/2016|
19/09/2016|
20/07/2016|
14/06/2016|
27/05/2016|
14/03/2016|
01/03/2016|
03/02/2016|
01/02/2016|
29/01/2016|
17/12/2015|
13/11/2015|
27/10/2015|
28/09/2015|
27/09/2015|
10/08/2015|
06/07/2015|
02/07/2015|
10/06/2015|
15/04/2015|
22/03/2015|
28/02/2015|
07/02/2015|
01/01/2015|
17/12/2014|
04/12/2014|
28/10/2014|
31/07/2014|
30/07/2014|
12/05/2014|
28/04/2014|
25/10/2013|
16/10/2013|
04/07/2013|
10/06/2013|
07/05/2013|
16/04/2013|
22/01/2013|
02/01/2013|
30/11/2012|
20/11/2012|
10/11/2012|
08/11/2012|
07/11/2012|
28/08/2012|
16/07/2012|
10/07/2012|
23/06/2012|
01/06/2011|
01/06/2011|
31/05/2011|
31/05/2011|
03/05/2011|
03/05/2011|
12/02/2011|
03/11/2010|
17/01/2010|
05/12/2009|
05/12/2009|
02/12/2009|
02/12/2009|
12/10/2009|
14/09/2009|
22/08/2009|
26/07/2009|
26/07/2009|
26/03/2009|
12/03/2009|
12/03/2009|
08/03/2009|
08/03/2009|
28/02/2009|
28/02/2009|
27/02/2009|
04/01/2009|
09/10/2008|
09/10/2008|
03/10/2008|
03/10/2008|
06/09/2008|
06/09/2008|
18/08/2008|
18/08/2008|
19/05/2007|
19/05/2007|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House