Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
En Profundidad  
 
20/10/2015 | Argentina - Silvia Mercado: «Cristina Fernández desprecia profundamente a Perón»

Carmen de Carlos

Especializada en peronismo, analiza, en vísperas de las elecciones presidenciales del domingo, esa corriente de pensamiento, gestión y ejercicio del poder, tan difícil de entender en otros países

 

El peronismo ha logrado convertirse en asignatura eterna de estudio. Su resistencia al paso del tiempo, la vigencia de los fundadores o líderes (Juan Domingo Perón y Eva Duarte) y la capacidad de sus herederos políticos de transformar «el movimiento», dan forma a un fenómeno que los últimos doce años adoptó la expresión de, «kirchnerismo».Silvia Mercado, periodista, docente universitaria y escritora especializada en peronismo, analiza, en vísperas de las elecciones presidenciales del domingo, esa corriente de pensamiento, gestión y ejercicio del poder, tan difícil de entender en otros países.

Autora de, entre otros, «Peronismo, la mayoría perdida» (1985), «Oscar Smith y el sindicalismo peronista ante sus límites» (1987), «El inventor del peronismo, Raúl Apold» (2013) y «El relato peronista» (2015), su último libro, Mercado entiende que el peronismo y el kirchnerismo, «estructuralmente son idénticos, en el sentido de que el peronismo original y el kirchnerismo, buscaron imponer un modelo de partido único, cercenar las libertades individuales, entre ellas la de prensa, y aislar al país de sus vecinos y el mundo».

En cuanto a las diferencias, recuerda: «Eva fue un apéndice de Perón mientras que Cristina Fernández era una militante y Néstor Kirchner su jefe político. El kirchnerismo –desarrolla- tuvo un amplio respaldo de la clase media, cosa que no sucedió con el primer peronismo. En cualquier caso, Néstor y Cristina ejercieron el poder con la misma vocación centralista, vertical… Hasta podría decirse militar, aunque es obvio que no eran militares, como sí lo fue Perón. Ambos gobiernos tuvieron la misma capacidad histriónica para la construcción y el ejercicio del poder. El éxito se debe a ese talento porque, evidentemente, a los argentinos nos gusta el melodrama.

-¿Qué opinión cree que tiene Cristina Fernández de Juan Domingo Perón?

-Creo que desprecia profundamente a Perón. Hay varios testigos que la escucharon hablar de él de muy mal modo. Néstor tampoco le quería pero tenía más cuidado con lo que decía aunque, en varias ocasiones, dijo que era un «hijo de puta», expresión que tiene una acepción muy grosera, pero también otra de admiración. Cristina se siente heredera de la juventud peronista de los años 70 que fue expulsada de la Plaza de Mayo por Perón, que los trató de «imberbes» e «inútiles» en el discurso que dio el 1 de mayo de 1974.

-En Argentina se habla de «relato» para referirse a las falsedades de discurso del actual Gobierno. ¿Cuáles considera más graves?

-El kirchnerismo es el gobierno de la mentira y la ignorancia porque no se mide la inflación, la pobreza y los casos de inseguridad para no reconocer que aumentaron. Se habla de soberanía energética y se corta la luz como nunca en la historia, se habla de desendeudamiento y nunca se tomó tanta deuda, se dice que es un gobierno que vino a reparar la falta de derechos sociales y la pobreza no sólo creció sino que se hizo estructural.

-¿Cuál es la peor herencia que deja el kirchnerismo?

Definitivamente, «la grieta» es la peor herencia que dejará el kirchnerismo. Se trata de la división que fue creada en la sociedad desde el poder, de un lado los que apoyan al Gobierno, del otro los que lo critican. Como en el peronismo original, los críticos son estigmatizados, considerados enemigos de la patria, lacras que no merecen ser argentinos. Hay un teórico argentino que incluso teorizó al respecto, considerándolo como una forma legítima de conducirse en el poder. Fue muy difícil convivir en la Argentina durante estos años, donde familias y grupos de amigos fueron quebrados por su posición frente al Gobierno. Algo parecido se vivió en tiempos de Perón. Creímos que nunca más pasaríamos por una tragedia similar, pero evidentemente los argentinos somos los únicos animales que tropezamos con la misma piedra.

-¿A qué atribuye que la Presidenta siga teniendo tanto respaldo popular, después de doce años de poder, incluido el mandato de su difunto marido?

-Así como Perón y el peronismo reflejaban una parte importante del ser argentino, Cristina y el kirchnerismo también lo hacen. El secreto del kirchnerismo pasa por ser responsable sólo de sus éxitos, negar toda responsabilidad de los fracasos, echarle la culpa siempre a los demás ante cualquier problema que aparezca.Es evidentemente que a una parte muy significativa de la sociedad le resulta atractivo negar la realidad y creer que los demás (el imperialismo, el Fondo Monetario Internacional, los «buitres» financieros y sus aliados en la Argentina) son los responsables de los problemas que padece nuestro país. Una parte de nuestra sociedad tiene vocación imperial, quisiera dominar sobre los demás países, e imponer condiciones. Más que un nacionalismo es un fuerte irrealismo, porque se trata de una posición infantil que carece de todo sustento, es un rasgo de características patológicas, pero también es cierto que no toda la sociedad es así.

-¿Pueden ser Máximo Kirchner y La Cámpora (organización kirchnerista), sucesores del poder en el futuro?

-Máximo no ha demostrado dotes de líder y, hasta ahora, tampoco ningun miembro de La Cámpora. Si gana Daniel Scioli, el candidato oficialista, existe la posibilidad de chavizar el gobierno. En ese caso, sí, tanto Máximo como cualquier burócrata de La Cámpora podrían tener un rol destacado, ya que habría autoritarismo en la Argentina. En condiciones normales, no tendría ninguna posibilidad.

-De los tres candidatos favoritos, Daniel Scioli y Sergio Massa son abiertamente peronistas y Mauricio Macri, considerado un liberal, hoy hasta inaugura bustos de Perón. ¿Será verdad que, en el fondo, los argentinos son todos peronistas? ¿Por qué, después de Raúl Alfonsín Argentina no ha sido capaz de dar un líder, en el sentido pleno, no peronista?

-Mauricio Macri tiene tanto que ver con el peronismo como Raúl Alfonsín, o sea, nada. Alfonsín tuvo votos peronistas porque su discurso no fue antiperonista, y lo mismo quiere hacer Macri. En ese sentido, ambos son pragmáticos, no se colocan en el antiperonismo, que fomentaría los odios internos, sino en una posición de reconciliación de todas las tradiciones políticas porque, finalmente, argentinos somos todos. Es verdad que Alfonsín fue el único no peronista que llegó casi hasta el final de su mandato presidencial. Creo que tiene que ver con que comprendió que los argentinos necesitamos que nos gobierne un caudillo, y él lo fue. Los líderes democráticos tradicionales duran poco en la Argentina, esa es la verdad. Y es el problema que tenemos actualmente, que ninguno de los dos candidatos con posibilidades de ganar parece tener esas dotes. Claro que ese tipo de talento solo se ve después de ganar, ya en el poder.

-En «El relato peronista», su último libro (va por la tercera edición), repasa otras elecciones del siglo pasado donde el fantasma del fraude estuvo presente. Este año, en las provincias de Tucumán, Buenos Aires y Santa Fe, se repitió la misma historia. ¿Es posible imaginar unas elecciones transparentes en Argentina? ¿Coincide en que el argentino asume con naturalidad que, en las urnas, el partido en el poder se apodera sistemáticamente de algunos puntos?

-No sé si el argentino medio asume naturalmente que el partido en el poder se roba un porcentaje de votos. Puede ser, no estoy segura. Más bien me parece que la convicción que había en la Argentina desde 1983 es que los comicios eran transparentes y que el que gobernaba había ganado legítimamente la votación. Tras 12 años de kirchnerismo esa seguridad ya no existe, y es algo grave. La oposición está haciendo un trabajo importante para fiscalizar las próximas elecciones. Esperemos que el Gobierno, que a través de la Dirección Nacional Electoral, es el que tiene el control del proceso electoral, brinde las garantías necesarias para que el comicio no sea considerado fraudulento.

-¿Cómo interpreta la designación de Carlos Zannini, (considerado el Rasputín del Gobierno) como candidato a vicepresidente de Daniel Scioli?

-No dudo que Cristina puso a Carlos Zannini como caballo de Troya en un eventual gobierno de Daniel Scioli. El kirchnerismo no quiere entregar el poder. Si llega a ganar, creo que no permitirán que Scioli se libere de quien lo puso en el poder y, si lo hace, le obligarán a renunciar para que Zannini lo reemplace. No tengo ninguna duda.

-Pregunta inevitable: ¿Qué es el peronismo?

-El peronismo es un sistema de creencias, una especie de religión, que tiene en el 17 de octubre de 1945 su mito de origen y que, al igual que el mito de Adán y Eva, es falso. Desmitifico con mis libros el peronismo no tanto porque me gusta el antiperonismo, sino porque pretendo quitarle el carácter sagrado que tiene. Creo que si los argentinos pudiéramos mirar al peronismo como un fenómeno histórico y no mítico, si aceptáramos que fue algo que sucedió en la historia, donde no había héroes ni villanos, sino actores diversos que deben ser comprendidos en su contexto, la Argentina podría salir de la etapa infantil con necesidad de padre o madre que nos protege a costa de entregar nuestra libertad, para iniciar el difícil camino de la madurez y la responsabilidad de nuestros actos. Aunque no estoy segura de que lo lograremos, estos días me siento bastante más optimista.

ABC (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
30/10/2018|
13/09/2018|
01/09/2018|
31/08/2018|
03/08/2018|
14/05/2018|
01/05/2018|
07/01/2018|
03/09/2017|
14/08/2017|
29/07/2017|
26/01/2017|
22/01/2017|
27/12/2016|
13/12/2016|
11/12/2016|
19/11/2016|
19/11/2016|
09/11/2016|
27/10/2016|
18/10/2016|
04/10/2016|
21/07/2016|
26/06/2016|
15/06/2016|
07/06/2016|
02/05/2016|
20/02/2016|
15/02/2016|
07/11/2015|
25/10/2015|
25/08/2015|
15/08/2015|
04/08/2015|
07/07/2015|
23/05/2015|
11/05/2015|
09/04/2015|
21/03/2015|
08/03/2015|
28/02/2015|
04/02/2015|
31/01/2015|
24/01/2015|
22/01/2015|
19/12/2014|
13/11/2014|
18/10/2014|
06/10/2014|
06/10/2014|
04/10/2014|
24/09/2014|
21/08/2014|
29/07/2014|
11/07/2014|
02/07/2014|
18/06/2014|
29/05/2014|
28/05/2014|
11/05/2014|
01/04/2014|
02/03/2014|
20/02/2014|
28/01/2014|
27/01/2014|
30/12/2013|
10/12/2013|
27/11/2013|
19/11/2013|
17/11/2013|
31/10/2013|
31/10/2013|
21/10/2013|
06/10/2013|
01/10/2013|
25/09/2013|
21/08/2013|
14/07/2013|
12/07/2013|
11/07/2013|
04/07/2013|
29/06/2013|
23/06/2013|
14/06/2013|
10/06/2013|
25/05/2013|
18/05/2013|
29/04/2013|
29/04/2013|
24/04/2013|
14/04/2013|
15/12/2012|
04/09/2012|
14/07/2012|
25/05/2012|
23/05/2012|
25/02/2012|
25/02/2012|
25/02/2012|
26/10/2011|
07/06/2011|
07/06/2011|
28/02/2011|
05/02/2011|
03/10/2010|
20/07/2010|
27/05/2010|
20/04/2010|
18/01/2010|
09/03/2009|
09/03/2009|
04/05/2008|
29/10/2007|
17/10/2007|
01/08/2007|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House