Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
06/05/2015 | Una coalición en guerra

Carlos Fresneda

Cameron y Clegg se enfrentan, poniendo en riesgo la posibilidad de reeditar un nuevo Gobierno conjunto. La campaña británica entra en la recta final de 48 horas con las rivalidades al rojo vivo.

 

David Cameron y Nick Clegg se quitaron ayer los guantes y se dijeron todo lo que llevaban callándose durante la campaña. El ministro (conservador) y el viceprimer ministro (liberal-demócrata) entraron en una guerra dialéctica por cuenta de la mayoría necesaria para ganar las elecciones del 7 de mayo y pusieron en grave riesgo la posibilidad de una nueva coalición de Gobierno.

«Los conservadores están comunicando básicamente una mentira grande y gorda: que van a ganar una mayoría por 23 diputados», disparó primero Clegg. «No lo van a conseguir. Necesitan 323 escaños y no lo van a lograr. Todo el mundo lo sabe».

«Pienso que Nick Clegg está cada vez más desesperado», advirtió Cameron, mentando por su nombre a su ex socio de coalición. «Y lo está porque sabe la verdad: que hay una elección ineludible [no dijo cuál]».

A su paso por una escuela de Bath, en un baño de masas de leales conservadores y algún que otro indeciso, Cameron puso por primera sobre la mesa el número mágico y lanzó una llamada al voto útil: «Cuando toméis el lápiz y tengáis la papeleta, votad conservador, porque un voto para el Ukip o los liberal-demócratas puede ser un voto para Miliband».

Con pasión inusitada, las mangas subidas de antemano y poniéndose rojo, Cameron puso todo el énfasis en los números... «Tened bien en cuenta estas cifras: un poderoso argumento (el económico), tres días para votar y 23 diputados en liza (...) Si ganamos 23 escaños, tendremos un Gobierno conservador preocupado por la gente trabajadora».

El fatídico número pilló un tanto desprevenidos a los militantes conservadores, que no supieron si Cameron se refería exactamente a los diputados que le separan -según sus cálculos- de una mayoría absoluta que le niegan osbtinadamente y desde hace meses las encuestas.

Ése fue el origen de la disputa de ayer. Horas después de que el 'Financial Times' revelara la supuesta existencia de un plan entre conservadores y liberal-demócratas para reactivar la coalición de Gobierno en las primeras horas del 8 de mayo, el tuit enviado por Paul Scriven, uno de los más estrechos colaboradores de Clegg, hizo saltar la partida por los aires. «Así que Cameron ha decidido mentir», escribió Scriven en el mensaje. «Clegg me dijo que Cameron había admitido en privado que los tories no ganarán una mayoría». El tuit cayó ayer como una bomba de relojería sobre la campaña electoral. Lejos de suavizar o matizar sus palabras, Scriven fue aún más allá en declaraciones ante la BBC. La razón por la que había decidido hablar fue un artículo publicado en el 'Daily Telegraph' que asegura que los 'tories' habían planeado una ataque de última hora para intentar capturar «escaños marginales» de los liberal demócratas.

«Cameron sabe de todo corazón que los británicos no van a otorgar la mayoría absoluta a ningún partido», declaró Scriven. «Pero si ha decidido mentir, allá él». Clegg avivó aún más la hoguera con su propio tuit, alegando que no iba a revelar el contenido de su conversación privada con Cameron sobre el tema, pero admitiendo textualmente: «Nunca me he encontrado con un conservador que piense que va a lograr la mayoría».

Razón no le falta a Clegg. Aunque los conservadores manejan en privado la cifra de 295-300 diputados, ni siquiera en las encuestas más optimistas llegan a esa cifra. La proyección del 'Financial Times' hablaba ayer de 274 escaños, tan sólo cuatro más que los laboristas, lo que haría inevitable buscar una coalición.

Los conservadores arremetieron ayer a coro contra Clegg cuando más le necesitan, y viceversa... El líder liberal-demócrata está sudando lo suyo para revalidar su escaño contra el laborista Oliver Coppard en Sheffield y puede necesitar a última hora el «voto táctico» de los conservadores para asegurarse la victoria (las encuestas le dan apenas siete puntos por delante).

El rifirrafe entre David Cameron y Nick Clegg coincidió ayer con informaciones -oficialmente desmentidas- de que los liberal-demócratas han iniciado un acercamiento a los laboristas sobre una hipotética coalición tras el 7-M.

Durante la campaña, Clegg ha jugado a dos bandas y ha dicho que está dispuesto a poner el «corazón» en una alianza con los conservadores y el «cerebro» en una coalición con los laboristas. Clegg dejó sin embargo claro que mantendrá de entrada conservaciones «exclusivamente» con el partido que gane matemáticamente las elecciones.

La campaña entra en cualquier caso en la recta final de 48 horas con las rivalidades al rojo vivo y las coaliciones en el filo de la navaja. A su paso por Bath, David Cameron puso sobre el asador su expediente económico -escrito en un chuleta de papel, y no sobre granito- y pidió respaldo para otros cinco años: "¿Queremos que la economía siga avanzando hacia delante, o queremos una vuelta atrás, a las políticas fracasadas de los laboristas y Ed Miliband?".

Cameron volvió a airear el fantasma no ya de una coalición con los independentistas, sino de un simple apoyo gota a gota: "Lo que tendríamos bajo un Gobierno laborista sería un débil primer ministro, apoyado en el respaldo del SNP voto a votro, medida a medida. Y esto no lo digo yo. Esto es lo que ha dicho Nicola Sturgeon. Y Alex Salmond ha dicho incluso que escibiría el primer presupuesto laborista".

"El problema es así de simple", terció Cameron. "El SNP no quiere un Gobierno que tenga éxito en Westminter. No quieren que el Reino Unido sea un éxito. No quieren siquiera que el Reino Unido exista. Por eso por es por lo que no podemos permitir que lleven las riendas del país".

@cfresneda1

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
13/11/2017|
28/09/2017|
01/09/2017|
18/06/2017|
07/06/2017|
15/04/2017|
13/03/2017|
09/03/2017|
05/03/2017|
03/03/2017|
01/03/2017|
01/02/2017|
23/01/2017|
18/01/2017|
16/01/2017|
23/12/2016|
23/12/2016|
21/12/2016|
19/12/2016|
17/12/2016|
14/10/2016|
04/09/2016|
30/08/2016|
15/07/2016|
14/07/2016|
13/07/2016|
03/07/2016|
03/07/2016|
06/05/2016|
22/04/2016|
10/04/2016|
27/03/2016|
25/03/2016|
20/02/2016|
06/10/2015|
28/09/2015|
01/08/2015|
07/07/2015|
06/07/2015|
04/05/2015|
06/04/2015|
20/12/2014|
17/12/2014|
23/09/2014|
13/09/2014|
15/07/2014|
02/07/2014|
22/06/2014|
29/05/2014|
17/02/2014|
10/12/2013|
11/11/2013|
22/09/2013|
22/09/2013|
29/02/2012|
29/02/2012|
29/02/2012|
02/06/2010|
06/02/2010|
21/01/2010|
18/11/2008|
18/11/2008|
06/11/2008|
06/11/2008|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House