Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
04/05/2015 | El órdago de Farage

Carlos Fresneda

"Dije que me retiraré si no gano, pero tengo toda la intención de volver aquí en una semana", asegura el líder de la formación euroescéptica Ukip, a la que los sondeos le otorgan el 12% de los votos.

 

El fantasma de Nigel Farage se pasea todos los días por King Street, la arteria principal de Ramsgate, entre las dos oficinas que marcan su territorio con el inconfundible morado del Ukip. La "resistencia" local lanzó pedradas contra una de ellas, ahora protegida con una aparatosas verja, cerrada incluso para los medios que vienen a preguntar ingenuamente cuándo aparecerá el Farage real.

El líder euroescéptico volvió discretamente durante el fin de semana a esta ciudad marinera venida a menos, a hora y media escasa de Londres. Farage procuró sin embargo no hacer excesivo ruido, no vuelvan a caerle los insultos y los guanos de las gaviotas, que esperan ansiosas la "pesca" de la jornada en los cubos de la basura de 'Oh my Cod!', el lugar predilecto para un "fish & chips".

Ramsgate tiene también una colección de notorios pubs, como The Racing Greyhound, por donde solía recalar el líder del Partido de la Independencia del Reino Unido en los buenos tiempos. Ahora ya no bebe cerveza, apenas de moja los labios. Lleva varios en tratamiento por agudos dolores en la espalda y en los hombros, secuela del accidente que sufrió cuando viajaba en una avioneta hace cinco años. Dos veces a la semana recibe tratamiento en un hospital de Londres, de ahí su "invisibilidad" durante gran parte de la campaña.

El líder del Ukip está tomando Temazepam, recetado como en casos de insomnio y ansiedad. Lo reconoció hace una semana para salir al paso sobre los rumores sobre su endeble salud y su posible retirada. Ayer fue sin embargo tajante a su paso, no tan huracanado por la BBC: "Dije que me retiraré si no gano, pero tengo toda la intención de volver aquí en una semana".

'Parad a los fascistas'

Lo cierto es que Nigel Farage tuvo un momento de pánico hace apenas dos semanas, cuando el conservador y ex miembro del Ukip Craig Mckinlay le pisó los talones en las encuestas. El laborista Will Scobie también pisó el acelerador y todos los grandes y pequeños partidos (incluido el FUKP del cómico Al Murray, reencarnado en el Pub Landlord) decidieron hacer piña contra el enemigo común.

A Farage le vino muy bien perderse. De hecho, su apoyo ha vuelto a subir desde que se prodiga menos por el puerto de Ramsgate, elegido a conciencia por su "inmadurez política": nunca fue leal a uno u otro partido. Los carteles anti-Farage ("Parad a los racistas") siguen colgando ocasionalmente en las ventanas, pero también las muestras inusitadas de apoyo como la de Mary Lansfield, propietaria de una tienda de parafernalia para la playa, que se atreve a vender cubos con las siglas del Ukip...

"Alguno que otro se queja, pero la gente los compra, no creas. Pienso que poco a poco vamos haciéndonos ya a la idea. Yo pienso votar por él. A Nigel le debemos ya mucho de antemano: ha puesto a Ramsgate en el mapa. Vamos a dejar de ser el cuarto trastero de Londres y a convertirnos en otra cosa, estoy segura".

Farage no es el mismo, o eso parece. Su discurso incendiario anti-inmigración ha remitido a medida que avanzaba la campaña, después del "pinchazo" durante el debate televisivo (cuando dijo que la mitad de los pacientes HIV positivos que se hacen la prueba en el Reino Unido son extranjeros).

Y también ha moderado su postura sobre la Unión Europea, que figura por cierto en la cola del "top ten" de los temas que preocupan a los británicos en estas elecciones. Las invectivas contra Cameron han dejado paso a un oferta de colaboración y diálogo, "si somos capaces de ponernos de acuerdo sobre la fecha del referéndum".

El Ukip, eso sí, será esta vez una fuerza marginal. Su victoria en las europeas de hace un año queda ya muy atrás. Los sondeos les otorgan un 12% de los votos, pero el sistema mayoritario y unipersonal británico sopla claramente en contra de Farage y sus huestes euroescépticas. Sus previsiones más optimistas hablan de 12 diputados, pero las más realistas lo dejan en tres. Siempre y cuando Farage logre conquista su disputado escaño.

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
13/11/2017|
28/09/2017|
01/09/2017|
18/06/2017|
07/06/2017|
15/04/2017|
13/03/2017|
09/03/2017|
05/03/2017|
03/03/2017|
01/03/2017|
01/02/2017|
23/01/2017|
18/01/2017|
16/01/2017|
23/12/2016|
23/12/2016|
21/12/2016|
19/12/2016|
17/12/2016|
14/10/2016|
04/09/2016|
30/08/2016|
15/07/2016|
14/07/2016|
13/07/2016|
03/07/2016|
03/07/2016|
06/05/2016|
22/04/2016|
10/04/2016|
27/03/2016|
25/03/2016|
20/02/2016|
06/10/2015|
28/09/2015|
01/08/2015|
07/07/2015|
06/07/2015|
06/05/2015|
06/04/2015|
20/12/2014|
17/12/2014|
23/09/2014|
13/09/2014|
15/07/2014|
02/07/2014|
22/06/2014|
29/05/2014|
17/02/2014|
10/12/2013|
11/11/2013|
22/09/2013|
22/09/2013|
29/02/2012|
29/02/2012|
29/02/2012|
02/06/2010|
06/02/2010|
21/01/2010|
18/11/2008|
18/11/2008|
06/11/2008|
06/11/2008|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House