Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
22/03/2015 | La enloquecida 'Santísima Trinidad' de EEUU en Oriente Medio

Pablo Pardo

La injerencia de Benjamin Netanyahu en la negociación con Irán, prioridad geopolítica de EEUU junto a Israel y el Estado Islámico, ha enfurecido a Barack Obama. El primer ministro israelí se ha enfrentado a EEUU al rechazar el Estado palestino. Haya o no acuerdo nuclear, Oriente Medio va a seguir siendo el principal punto de interés en EEUU.

 

A veces, cuando una persona habla destapa más acerca de sí misma que de lo que está hablando. Un ejemplo podría ser la mesa redonda Puntos calientes en el mundo, celebrada el martes en el think tank Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, según sus siglas en inglés), uno de los cinco grandes institutos de investigación de Ciencia Política de Washington.

Obsesivo-compulsivo como pocos, el autor de estas líneas, cronometró el debate. Resultado: el 92,1% de la conversación estuvo dedicado a tres asuntos: Israel, Irán y el Estado Islámico. El otro 7,9%, a Rusia y Ucrania. Hubo que esperar al turno de preguntas para que los participantes hablaran de, por ejemplo, China. Cuba, Venezuela, la eurocrisis o Boko Haram ni se plantearon. Y eso que los ponentes eran de peso: la corresponsal del Wall Street Journal en la Casa Blanca, el corresponsal para Seguridad Nacional del New York Times, y los jefes de las oficinas en Washington de la CBS y la CNN.

Ese 92,1% dice mucho de las prioridades geopolíticas estadounidenses. Israel, el Estado Islámico e Irán están tan entremezclados que son como la Santísima Trinidad de la política exterior de EEUU: tres y uno. Todo al mismo tiempo. Y, encima, a diferencia de la Santísima Trinidad, peleados. Si se añade la injerencia de los republicanos del Congreso en la política exterior de Obama en Irán, la presión entre bastidores de los países suníes y árabes del Golfo Pérsico -alineados con Israel en este capítulo- o la presencia de Rusia -que no ha tratado de torpedear el acuerdo con Irán- tenemos ya más bien el panteón de dioses hindúes. Demasiados para contarlos. Y en guerra entre sí.

Toda esta maraña es uno de los obstáculos de Obama para lograr lo que considera su mayor legado en política exterior junto con las retiradas de Irak y Afganistán: un acuerdo con Irán. Por eso, la abierta injerencia de Israel en las conversaciones le ha enfurecido. A eso hay que sumar que Benjamin Netanyahu se ha enfrentado abiertamente a Estados Unidos al rechazar la posibilidad de que haya un Estado palestino y al declarar que los judíos debían votar por él porque la oposición estaba llevando a los árabes de Israel a los colegios electorales.

El portavoz de Obama, Josh Earnest, declaró esa llamada al voto "profundamente preocupante". Y al día siguiente, la Casa Blanca filtró una serie de medidas que podría adoptar si Israel seguía en esa línea. Entre ellas, limitar el apoyo a ese país en la ONU, o retirar su veto a una Resolución de Naciones Unidas a favor de la creación de un Estado palestino.

Veinticuatro horas más tarde, Netanyahu daba marcha atrás y volvía a aceptar un Estado para los palestinos. Y es que, diplomática y militarmente, Israel depende de EEUU, y no al revés. Un ejemplo: Washington da a Tel Aviv cada años 3.100 millones de dólares en asistencia económica. O sea, el triple de lo que la URSS daba a Cuba.

Ahora, las relaciones entre EEUU e Israel están tocadas por Irán. Y también por lo que Washington percibe como una locura de Israel, que es apoyar al Frente al-Nusra -la rama de Al Qaeda en Siria- para combatir a los proiraníes de Hezbolá en ese país. Encima, Estados Unidos e Irán ya colaboran en la lucha contra el Estado Islámico en Irán. Y Washington no quiere que los extremistas suníes ganen poder. Justo lo contrario que Israel, que insiste en que los chiíes proiraníes son el verdadero peligro porque tras ellos está Irán y su programa nuclear. Con semejante cruce de intereses, todo hace pensar que, haya o no acuerdo nuclear, Oriente Medio va a seguir ocupando el 92,1% de los futuros debates en el CSIS.

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
12/08/2017|
11/07/2017|
05/07/2017|
25/06/2017|
08/06/2017|
18/05/2017|
30/04/2017|
10/03/2017|
05/03/2017|
12/02/2017|
02/02/2017|
29/01/2017|
20/01/2017|
20/01/2017|
15/01/2017|
15/01/2017|
12/01/2017|
21/12/2016|
21/12/2016|
06/11/2016|
02/11/2016|
27/10/2016|
23/10/2016|
23/10/2016|
10/10/2016|
28/09/2016|
19/09/2016|
01/08/2016|
20/07/2016|
14/06/2016|
27/05/2016|
14/03/2016|
01/03/2016|
03/02/2016|
01/02/2016|
29/01/2016|
17/12/2015|
13/11/2015|
27/10/2015|
28/09/2015|
27/09/2015|
10/08/2015|
06/07/2015|
02/07/2015|
10/06/2015|
15/04/2015|
28/02/2015|
07/02/2015|
01/01/2015|
17/12/2014|
04/12/2014|
28/10/2014|
31/07/2014|
30/07/2014|
12/05/2014|
28/04/2014|
25/10/2013|
16/10/2013|
04/07/2013|
10/06/2013|
07/05/2013|
16/04/2013|
22/01/2013|
02/01/2013|
30/11/2012|
20/11/2012|
10/11/2012|
08/11/2012|
07/11/2012|
28/08/2012|
16/07/2012|
10/07/2012|
23/06/2012|
01/06/2011|
01/06/2011|
31/05/2011|
31/05/2011|
03/05/2011|
03/05/2011|
12/02/2011|
03/11/2010|
17/01/2010|
05/12/2009|
05/12/2009|
02/12/2009|
02/12/2009|
12/10/2009|
14/09/2009|
22/08/2009|
26/07/2009|
26/07/2009|
26/03/2009|
12/03/2009|
12/03/2009|
08/03/2009|
08/03/2009|
28/02/2009|
28/02/2009|
27/02/2009|
04/01/2009|
09/10/2008|
09/10/2008|
03/10/2008|
03/10/2008|
06/09/2008|
06/09/2008|
18/08/2008|
18/08/2008|
19/05/2007|
19/05/2007|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House