Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
En Parrilla  
 
01/01/2015 | Los desafíos mundiales

Pablo Pardo

Las cruzadas como la emprendida por los islamistas del Estado Islámico y las batallas energéticas por el control del gas y el petróleo son algunas de las guerras abiertas que marcarán la política internacional.

 

Uno de los best-sellers de principios del siglo XX fue 'La Gran ilusión', publicado por primera vez en 1909 y en el que el parlamentario laborista y futuro Nobel de la Paz Norman Angell argüía que la guerra entre los países desarrollados era algo del pasado. Un libro premonitorio, pero por lo equivocado que estaba.

Del mismo modo que la frase de Irving Fischer, uno de los padres de la Macroeconomía, que el lunes 21 de octubre de 1929 dijo que Wall Street "parece haber alcanzado una meseta permanentemente alta". El jueves 24, Wall street hizo 'crash' y empezó la Gran Depresión. Una de sus primeras víctimas fue, precisamente, Winston Churchill, que había entrado en el mercado un mes antes.

Angell, Irving y Churchill cometieron el error de extrapolar el presente al futuro. Es un error, evidentemente, inevitable. Siempre que predecimos el futuro, estamos en realidad extendiendo el pasado. Nunca tenemos en cuenta lo que el inversor de más éxito del siglo XX, Warren Buffett, dijo cuando le preguntaron si miraba la historia de las empresas en las que invierte: "Si la historia fuera un indicador de beneficios futuros, la gente más rica serían los bibliotecarios".

Así que en EL MUNDO nos hemos limitado a tratar de ver cómo deja 2014 las cosas. Y la clave nos la ha dado, una vez más, Barack Obama. Ciertamente, cuando este hombre se retire, el 20 de enero de 2017, nos vamos a quedar sin titulares.

"Paciencia estratégica" son las palabras mágicas. Obama las pronunció en una entrevista que emitió la radio pública estadounidense NPR el martes, aunque había sido grabada hacía más de una semana. La expresión tiene su toque irónico, sobre todo si se cree a quienes, como el fundador de la consultora de riesgo político Eurasia, Ian Bremmer, afirman que EEUU con Obama carece de una estrategia internacional por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial. Y es que siempre cabe preguntarse hasta qué punto la estrategia esconde falta de estrategia. O, como dice el biógrafo del economista británico John Maynard Keynes (otro que se arruinó con el crash del 29), John Skidelski, "cuando una guerra dura demasiado, se acaba olvidando por qué se empezó a luchar".

Los líderes de este inicio del siglo XXI no son necesariamente buenos, ni, desde luego, confían unos en otros, pero sí son cautos. Incluso el más agresivo de ellos, el ruso Vladimir Putin, juega siempre con cuidado sus bazas. Así pues, 2014 nos deja una especie de 'guerra de trincheras' a escala mundial. Lo que, en realidad, es muy conveniente para conmemorar el centenario de la Primera Guerra Mundial, la misma que desmontó los sueños de paz de Angell.

Así que aquí van algunas premoniciones acerca de a dónde podría llevarnos en 2015 toda esta paciencia, estratégica o no. Las reclamaciones, el 31 de diciembre próximo.

El Estado Islámico

La frase de Obama se refiere, precisamente, a la estrategia estadounidense contra el Estado Islámico (IS, según sus siglas en inglés). Según el presidente de EEUU, los masivos bombardeos que ese grupo ultrafundamentalista lleva sufriendo desde julio lo han debilitado de forma significativa. Sin embargo, va a haber que esperar a la primavera para ver si las Fuerzas Armadas de Irak son capaces de lanzar, con la ayuda de varios miles de 'asesores' militares estadounidenses, una ofensiva contra la organización que dirige Abu Bakr al-Baghdadi.

E incluso aunque esa operación sea un éxito, van a quedar muchas preguntas sin respuesta. Nadie sabe, por ejemplo, por cuánto tiempo la entidad semi independiente kurda en el Norte de Irak va a continuar en el limbo en el que se encuentra. Por no hablar de la relación entre Irak e Irán. Ni de la situación del IS dentro de Siria. Y por último queda por ver si Bashar Asad ha ganado definitivamente la partida y hay visto premiada su 'paciencia estratégica' (defendida, eso sí, a cañonazo limpio) con su permanencia en el poder.

Rusia

Paradojas de la política. La economía de EEUU está creciendo al 2,7%, el papel del dólar se ha reforzado desde 2007, y éste ha sido el mejor año para el empleo en ese país desde 1999, pero la popularidad de Obama no sube del 50%. A cambio, el PIB de Rusia está cayendo un 0,5%, el rublo ha perdido un tercio de su valor frente al dólar, y Putin tiene el respaldo del 80% de sus compatriotas.

La clave del éxito del 'hombre fiuerte' de Moscú es una palabra: Ucrania. Con la oposición amordazada o en la cárcel, el presidente ruso se ha dedicado a explotar el nacionalismo y eso, al menos por ahora, le ha permitido mantener su poder intacto. Rusia está aislada del mercado de capitales internacional por las sanciones de Occidente tras su invasión de Ucrania. Pero lo más grave es la caída del precio del petróleo, un producto que supone el 75% de las exportaciones rusas. Si el petróleo no va a tumbar a Putin, sí parece que ha frenado sus sueños imperiales. Aunque la situación en el Este de Ucrania se enquiste, parece poco probable que vaya a ir a peor, aunque solo sea porque Rusia tiene que tener cuidado a la hora de gastar sus 400.000 millones de dólares en divisas.

Estados Unidos

Ahí, quien tiene que tener "paciencia estratégica" es la oposición republicana. Porque Obama ha perdido la suya. Liberado de toda limitación, porque ya no le queda nada que perder, el presidente ha decidido actuar de forma unilateral. En las próximas semanas anunciará planes para limitar la emisión de metano, uno de los principales causante del cambio climático, y reforzará sus esfuerzos para cerrar Guantánamo. Aunque eso último es casi imposible, sí cabe esperar más transferencias de presos a terceros países, como ha sucedido recientemente con Uruguay.

Todo eso va a sacar de sus casillas a la oposición republicana (algo de por sí muy fácil). Pero eso es lo que deben tratar de evitar los líderes de ese partido. Los republicanos quieren demostrar que son capaces de gobernar, y que también tienen un programa, aunque hasta ahora lo hayan sabido disimular muy bien. Eso refuerza las opciones de Jeb Bush de cara a 2016. Pero también choca con el sector más ultramontano del partido. Entretanto, por el lado demócrata, la sucesión de Obama tiene un solo nombre: Hillary Clinton.

Arabia Saudí

Uno de los duelos dialécticos más curiosos de los últimos días ha sido el que se ha producido entre Harold Hamm y Alí al-Naimi. Hamm es el máximo accionista y principal ejecutivo de la petrolera Continental Resources. El segundo, el ministro del Petróleo de Arabia Saudí. Hamm tiene una fortuna de 18.700 millones de dólares (15.300 millones de euros) gracias a la extracción de petróleo por medio de 'fracturación hidráulica', o 'fracking'. Y al-Naimi es la persona ajena a la familia real saudí con un cargo más importante en ese país.

Al-Naimi ha declarado que Arabia Saudì no va a recortar su producción de petróleo asì caiga el precio hasta los 20 dólares por barril, un nivel que no ha alcanzado desde hace más de una década. Hamm ha replicado diciendo que Arabia Saudí y los demás productores necesitan un precio del petróleo más caro que el actual porque, de lo contrario, sus programas sociales-necesarios para mantener tranquila a su población-no se pueden mantener con los precios actuales. Y ha añadido que los pozos de Continental son rentables a 50 dólares el barril.

La controversia entre Al-Naimi y Ham es la clave del desplome del precio del petróleo. Arabia Saudí quiere que lo que llama productores ineficientes -es decir, los que obtienen el crudo por medio de fracking- queden fuera del mercado. Como ha escrito Roula Khalaf en 'Financial Times', no es solo una cuestión económica, sino también política: la importancia estratégica de Arabia Saudí viene de su capacidad para controlar la oferta y el precio del petróleo a nivel mundial. El 'fracking' supone una amenaza directa a ese poder, porque, tras EEUU, puede permitir que otros muchos otros países empiecen a producir crudo. Encima, Arabia Saudí no puede permitirse demasiada "paciencia estratégica": el rey Abdulá tiene 90 años, su heredero, 79.

Gran Bretaña

Lo más claro en el Reino Unido es que el 24 de enero se cumplen 50 años del fallecimiento de Winston Churchill, y que el alcalde de Londres, Boris Johnson, va aprovecharlo para reforzar su posición política. El objetivo de Johnson es colocarse en la casilla de salida ante una eventual sucesión del actual primer ministro, el conservador David Cameron, en el caso de que, como el propio jefe del Gobierno ha declarado, los británicos se vayan a "despertar un día con Ed Milliband", el jefe del laborismo. Cameron dice eso porque el nacionalista y antieuropeo Ukip le esta robando votos por la derecha a los conservadores británicos, de modo que es posible que en las elecciones, que deberán celebrarse antes del 7 de mayo, los laboristas ganen.

La Eurozona

Si hay alguien que pueda presumir de "paciencia estratégica" es Angela Merkel. Lo que pasa es que ahora quienes están perdiendo la paciencia con ella no son los Gobiernos de los países en crisis, ni los tenedores de bonos, sino los votantes de algunos países. En concreto, los de Grecia y España. Ambos países celebran elecciones pronto. Grecia, este mes, y España en algún momento de 2015 (aunque podrían ser en enero de 2016). En ambos países, hay partidos opuestos a los ajustes del gasto y, en general, al control de la política europea por Alemania, con posibilidades de ganar. Entretanto, el año empezara mal para Alemania, con el Banco Central Europeo (BCE) anunciando posiblemente este mismo mes que va a empezar a comprar bonos para tratar de frenar la caída de la Eurozona en deflación.

El resto del mundo

La obsesión en el resto del mundo va a ser el crecimiento. Con la excepción de Japón, en este epígrafe están la mayor parte de los mercados emergentes, que han disfrutando de una década fantástica que ahora se esta acabando. Y ha sido una década fantástica para muchos. Un ejemplo: en África, las telecomunicaciones llevan más de 10 años aportando un punto de crecimiento porcentual al año. Y el país en el que un porcentaje mayor de la población usa medios de pagos a través del teléfono móvil es Kenia.

El problema de los emergentes es que su época de vacas gordas esta tocando a su fin. Y, volviendo a Warren Buffett, "cuando baja la marea es cuando se ve quiénes no llevaban bañador". El desplome de las materias primas no se limita al petróleo. En 2014 el precio del mineral de hierro, por ejemplo, ha caído un 50%, y el del cobre y el níquel un 13%.

Eso esta dañando a la clase media que, desde Perú hasta Gabón, estaba naciendo en el mundo en desarrollo. En algunos casos, como en África, está poniendo de manifiesto que algunas de las naciones presuntamente mas dinámicas no necesitan mucho para convertirse en "estados fallidos", dependientes de la ayuda militar de EEUU para evitar el colapso ante el formidable cinturón de milicias islámicas que atraviesan el continente desde Kenia hasta Nigeria. En América Latina ha dejado al descubierto los problemas de infraestructuras y de bienestar social, y puede provocar una implosión en Venezuela, un país que depende totalmente del petróleo para sobrevivir y que, con los precios actuales, no puede mantener su aparato estatal.

Al mismo tiempo, China se está frenando. Si su crecimiento llegara a caer por debajo de la mítica barrera del 7%, es posible que se resquebraje el contrato social implícito que rige en ese país desde la masacre de Tiananmen, hace un cuarto de siglo, y que se basa en que el Partido Comunista garantiza el crecimiento económico a cambio de la paz social. Si ése fuera el caso, China se haría más nacionalista, y las tensiones con sus vecinos podrían aumentar, sobre todo con Japón, que también trata de reconstruir su economía y está desarrollando una creciente capacidad militar. Pero también Vietnam o Filipinas pueden chocar con China. Entretanto, India tratará de mejorar su ritmo de crecimiento con su nuevo Gobierno nacionalista de Narendra Modi. Un Gobierno cuya prioridad es, por ahora, convertir a ese país en una nueva China, al menos desde el punto de vista económico, un sueño que pareció factible hace una década pero que desde entonces se le ha escapado de las manos a Nueva Delhi.

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
03/12/2017|
30/11/2017|
23/09/2017|
23/09/2017|
21/08/2017|
12/08/2017|
11/07/2017|
05/07/2017|
25/06/2017|
08/06/2017|
18/05/2017|
30/04/2017|
10/03/2017|
05/03/2017|
12/02/2017|
02/02/2017|
29/01/2017|
20/01/2017|
20/01/2017|
15/01/2017|
15/01/2017|
12/01/2017|
21/12/2016|
21/12/2016|
06/11/2016|
02/11/2016|
27/10/2016|
23/10/2016|
23/10/2016|
10/10/2016|
28/09/2016|
19/09/2016|
01/08/2016|
20/07/2016|
14/06/2016|
27/05/2016|
14/03/2016|
01/03/2016|
03/02/2016|
01/02/2016|
29/01/2016|
17/12/2015|
13/11/2015|
27/10/2015|
28/09/2015|
27/09/2015|
10/08/2015|
06/07/2015|
02/07/2015|
10/06/2015|
15/04/2015|
22/03/2015|
28/02/2015|
07/02/2015|
17/12/2014|
04/12/2014|
28/10/2014|
31/07/2014|
30/07/2014|
12/05/2014|
28/04/2014|
25/10/2013|
16/10/2013|
04/07/2013|
10/06/2013|
07/05/2013|
16/04/2013|
22/01/2013|
02/01/2013|
30/11/2012|
20/11/2012|
10/11/2012|
08/11/2012|
07/11/2012|
28/08/2012|
16/07/2012|
10/07/2012|
23/06/2012|
01/06/2011|
01/06/2011|
31/05/2011|
31/05/2011|
03/05/2011|
03/05/2011|
12/02/2011|
03/11/2010|
17/01/2010|
05/12/2009|
05/12/2009|
02/12/2009|
02/12/2009|
12/10/2009|
14/09/2009|
22/08/2009|
26/07/2009|
26/07/2009|
26/03/2009|
12/03/2009|
12/03/2009|
08/03/2009|
08/03/2009|
28/02/2009|
28/02/2009|
27/02/2009|
04/01/2009|
09/10/2008|
09/10/2008|
03/10/2008|
03/10/2008|
06/09/2008|
06/09/2008|
18/08/2008|
18/08/2008|
19/05/2007|
19/05/2007|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House