Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Inteligencia y Seguridad  
 
30/08/2013 | Siria de mal en peor

Rafael L. Bardají

Dos años después del inicio de la guerra civil en Siria, cien mil muertos y un cuarto de millón de desaparecidos después, y, al menos, tres usos limitados de armas químicas, el Presidente Obama y sus aliados británicos y francés, consideran inaceptable la situación y amenazan con una intervención militar punitiva.

 

La gota que habría colmado el vaso de la paciencia habría sido el último ataque por parte del régimen de el Assad contra los rebeldes a base de un gas nervioso. Con la excepción de Rusia, China, Irán y sus lacayos, el mundo entero parece acoger con beneplácito un posible ataque contra el régimen de Damasco. Primero, porque no se debería consentir el uso contra civiles de armamento químico, algo prohibido por la Convención de Ginebra. La acción de castigo daría así expresión al disgusto moral; segundo, porque la inacción ante el empleo de agentes de destrucción masiva podría crear la impresión de que es posible utilizar este tipo de armas sin consecuencias. Un mal ejemplo para países como Irán, en plena búsqueda de armas nucleares. Un ataque sería, por tanto, una acción disuasoria frente al futuro; finalmente, habría un deber de proteger a los inocentes.  
Que la ONU a través de su Consejo de Seguridad lo legitime mediante una resolución es, en este caso, lo de menos. Simplemente no es imaginable que Rusia y China la apoyaran. Las Naciones Unidas, como ha vuelto a quedar patente, no es ni el gobierno mundial con el que muchos sueñan, ni la corte suprema internacional. Hoy como ayer responde a los intereses de sus miembros. Y en caso de parálisis son éstos quienes toman sus propias decisiones.
 
Lo que sí es importante a la hora de juzgar una acción militar es saber tanto sus objetivos como sus consecuencias. Y es en este terreno, el estratégico, no el jurídico, donde la acción a la que parecemos abocados, es más endeble. Hacer por hacer no es una buena receta cuando se trata de acciones militares. Hasta el momento sólo sabemos que el objetivo es “castigar” al régimen de el Assad por el uso de armas químicas. De hecho, el portavoz de la Casa Blanca ha afirmado que no se busca el cambio de régimen (a pesar de que hace ahora un año el propio Presidente Obama dijo que el líder sirio tenía que irse). No sé qué tipo de castigo tiene en mente el Pentágono, pero si se castiga sin acabar con Assad, la reacción de éste puede ser muy negativa. Por ejemplo, lanzar misiles contra Israel como en su día hiciera Saddam Hussein en un desesperado intento de ganarse el apoyo árabe. Tendríamos así una situación de conflicto regional que hasta ahora se había logrado evitar.
 
En realidad, si de verdad se quiere castigar a las fuerzas de el Assad lo que habría que hacer es impedir que vuelvan a recurrir a agentes químicos. Incapacitarlas en este terreno. ¿Cómo? Destruyendo sus principales instrumentos para lanzarlas, misiles de medio alcance y parte de la aviación. Con todo, el arsenal químico de Siria es tan amplio que inutilizarlo por completo exigiría una campaña de bombardeo prolongada y muy intensa.
 
Comparado con una posible intervención hace dos años, las opciones militares hoy son escasas y poco o nada decisivas. Si el Assad no siente en sus carnes que su régimen y su vida están en peligro, aguantará un tiempo y luego retomará con más dureza su campaña de represión y limpieza. Si Estados Unidos y sus aliados confían en un escenario a lo Milosevic tras Kosovo, que duró apenas un año en el poder tras los bombardeos de la OTAN, hay que decir que un año de conflicto puede causar cientos de miles de muertos más. Y si se le lleva a imaginar que se atenta contra él, puede incrementar su violencia a corto plazo. Total, si va a morir como Gadafi puede intentar llevarse por delante a cuantos pueda, incluido Israel.
 
Aún peor, si por un asomo se acabara con el Assad, el recambio puede ser hasta peor. Todos sabemos que, abandonados a su suerte durante dos años, los rebeldes han sido dominados por grupos islamistas radicales e, incluso, afines a Al Qaeda. La posibilidad de un recambio político que no acabe en asesinatos de cristianos y otras minorías, por no hablar de más terrorismo islámico, es más bien baja. Todo lleva a pensar en el intento de instauración violenta de un nuevo Califato.
 
Hace meses la actitud de los dirigentes occidentales recordaba aquella frase de Kissinger sobre la guerra Irak-Irán de los 80: “es una pena que no puedan perder los dos”. Su cinismo veía en la guerra civil la hemorragia de el Assad (e Irán y Hezbollah de fondo) así como de los jihadistas que allí acudían a combatirle, incluido ceutíes. Ahora el Assad ha vuelto a cruzar una línea roja y Obama, en plena crisis de popularidad, siente la tentación de actuar. Lástima que no sepa para qué.

La Gaceta (España)

 


Otras Notas Relacionadas... ( Records 1 to 10 of 431 )
fecha titulo
01/11/2013 El hambre, un arma de guerra para Assad
21/09/2013 A la guerra de Siria por sexo
17/09/2013 EE UU y Rusia discrepan sobre si el acuerdo contempla el uso de la fuerza
15/09/2013 Un poco de esperanza
15/09/2013 La hoja de ruta para la destrucción de las armas químicas de Al Assad
15/09/2013 ¿Qué sabemos de las armas químicas de Siria?
15/09/2013 Camuflaje humanitario
14/09/2013 ¿Quién pierde si Obama no ataca en Siria?
11/09/2013 Las frases del discurso de Barack Obama sobre Siria
10/09/2013 No intervenir es intervenir


Otras Notas del Autor
fecha
Título
09/09/2018|
30/07/2018|
22/05/2018|
13/03/2018|
17/01/2018|
12/09/2017|
23/11/2016|
30/04/2011|
30/04/2011|
22/04/2011|
22/04/2011|
25/03/2011|
24/03/2011|
15/03/2011|
12/03/2011|
23/02/2011|
08/02/2011|
16/12/2010|
22/11/2010|
15/11/2010|
18/09/2010|
10/09/2010|
10/09/2010|
27/08/2010|
27/08/2010|
30/07/2010|
17/07/2010|
09/07/2010|
02/07/2010|
19/06/2010|
13/06/2010|
05/06/2010|
01/05/2010|
24/04/2010|
18/04/2010|
10/04/2010|
03/04/2010|
28/03/2010|
19/02/2010|
06/02/2010|
01/02/2010|
09/01/2010|
19/12/2009|
04/12/2009|
04/12/2009|
21/11/2009|
21/11/2009|
18/11/2009|
18/11/2009|
16/11/2009|
16/11/2009|
06/11/2009|
29/10/2009|
24/10/2009|
24/10/2009|
19/10/2009|
17/10/2009|
29/09/2009|
02/09/2009|
15/08/2009|
27/07/2009|
27/07/2009|
17/07/2009|
17/07/2009|
08/03/2009|
08/03/2009|
10/01/2009|
07/01/2009|
02/01/2009|
28/12/2008|
13/11/2008|
13/11/2008|
15/10/2008|
15/10/2008|
02/10/2008|
02/10/2008|
20/09/2008|
20/09/2008|
04/07/2008|
04/07/2008|
28/06/2008|
28/06/2008|
09/02/2008|
11/12/2007|
26/09/2007|
29/06/2007|
08/06/2007|
08/06/2007|
25/05/2007|
25/05/2007|
27/04/2007|
27/04/2007|
16/04/2007|
16/04/2007|
30/03/2007|
22/12/2006|
22/12/2006|
18/12/2006|
18/12/2006|
17/11/2006|
27/10/2006|
28/09/2006|
04/08/2006|
30/06/2006|
30/06/2006|
23/06/2006|
23/06/2006|
16/06/2006|
16/06/2006|
26/05/2006|
05/05/2006|
02/05/2006|
14/04/2006|
07/04/2006|
01/04/2006|
30/03/2006|
24/03/2006|
17/03/2006|
18/01/2006|
30/06/2005|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House