Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
En Profundidad  
 
24/05/2006 | Chirac, Japón y Rondot

Ramón Perez- Maura

Las difamaciones abundan en la vida política. Con frecuencia es fácil lanzar el canto y esconder la honda. Mas también es habitual que en ese mundo, como en tantos otros, la concatenación de acusaciones que caen sobre una persona concreta se deban, cuando menos, a que el interesado no dé suficientes muestras de probidad.

 

Es éste un principio que podría aplicarse a algún político español, pero el caso que nos ocupa es el de Jacques Chirac.
Se acaba de publicar en Francia un libro demoledor «La tragédie du President. Scènes de la vie politique 1986- 2006» (Flammarion, 2006) del que es autor el periodista Franz-Oliver Giesbert, antaño director de Le Figaro y Le Point, medios ambos afines a la derecha gala. Giesbert describe de forma minuciosa los fajos de dinero negro, las acusaciones de cuentas en el extranjero, los supuestos descendientes ilegítimos del presidente de la República, los viajes de lujo soñado pagados por no-se-sabe-quién...
 
Repentinamente, entre las 415 páginas, aparece el caso -año 2000- en que Chirac descubre que lo investiga la DGSE por los casi cuarenta viajes privados que a lo largo de los años ha hecho a Japón. El presidente pide cuentas a su primer ministro, el socialista Lionel Jospin. Los servicios creen que el presidente tiene en Japón cuentas corrientes en las que guarda dineros de oscuro origen. Y que tiene allí una segunda vida con una hija fruto de una relación en el entorno de la Familia Imperial...
 
El escándalo no dio más de sí. Nada de todo lo anterior se probó nunca. Mas viene al caso porque cuando Chirac supo que había sido espiado, quiso saber quién y por qué lo había hecho. Se averiguó entonces que varios agentes de enlace de la DGSE, sabedores de las frecuentes visitas japonesas de Chirac, inquirieron sobre la naturaleza de la relación del presidente con el Imperio. Lo que conviene ahora recordar es a quién encargó Chirac que averiguase quién le acusaba de tener cuentas secretas en el extranjero: al general Philippe Rondot, al que todos vemos estos días involucrado hasta el cuello en una trama demasiado parecida. El caso Clearstream tiene unas características casi iguales al del Japón de 2000. Mas ahora Rondot y Chirac pasan de esclarecedor y víctima a los papeles mucho menos honorables de perpetrador y autor intelectual.
 
Si en la política francesa es muy poco lo que cambia, porque lleva décadas en un círculo vicioso del que no logra salir, en lo que a Chirac se refiere todo apunta, como un mantra que resuena incansable, a que al final del túnel se ve una luz. Es una luz que le da una esperanza. Sabedor de que a pesar de reformar la constitución no se podrá presentar a la reelección porque sería humillado por el pueblo francés, Chirac marcha, cansino, hacia la luz del extremo del túnel. Es una luz tenue, muy tenue, como la de la celda de una prisión.

ABC (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
26/08/2018|
03/08/2018|
30/07/2018|
24/07/2018|
13/06/2018|
14/05/2018|
30/04/2018|
04/09/2016|
09/05/2014|
25/06/2013|
17/04/2012|
17/04/2012|
26/06/2011|
26/06/2011|
26/05/2011|
26/05/2011|
16/05/2011|
16/05/2011|
14/04/2011|
07/04/2011|
24/02/2011|
06/01/2011|
05/09/2010|
22/08/2010|
22/08/2010|
08/08/2010|
29/07/2010|
22/07/2010|
15/07/2010|
01/07/2010|
17/06/2010|
10/06/2010|
19/05/2010|
03/05/2010|
01/04/2010|
18/02/2010|
29/11/2009|
29/11/2009|
09/11/2009|
09/11/2009|
21/09/2009|
06/09/2009|
23/03/2009|
18/08/2008|
18/08/2008|
14/07/2008|
14/07/2008|
29/06/2008|
29/06/2008|
24/06/2007|
24/06/2007|
29/04/2007|
29/04/2007|
25/10/2006|
18/10/2006|
16/10/2006|
13/07/2006|
05/07/2006|
11/05/2006|
03/05/2006|
26/04/2006|
11/02/2006|
29/01/2006|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House