Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
High Tech  
 
19/12/2009 | La guerra fría en internet

Carlos Alberto Montaner

La aparición de internet ha generado una frenética actividad de los comisarios políticos de la izquierda intolerante.

 

Moisés Naim, el editor de Foreign Policy, contó recientemente en su leída columna de El País, de Madrid, que China tiene nada menos que 280.000 comisarios políticos virtuales sumergidos en internet dedicados a combatir a los enemigos de la dictadura con blogs militantes, interrumpir las conversaciones (chats), vigilar disidentes, esparcir rumores, difamar adversarios, defender las tesis oficiales, e imponer la visión de un país paradisíaco que ama a sus virtuosos dirigentes y defiende la memoria de los gloriosos líderes desaparecidos.  

China no está sola en esa guerra virtual. Cuba y Venezuela participan de diversas aunque parecidas maneras en la contienda. Se sabe que en La Habana funciona la Universidad de las Ciencias Informáticas, a la que prácticamente sólo pueden asistir estudiantes pertenecientes a la Juventud Comunista.

A los que parecen más dogmáticos y obedientes los utilizan como guerreros cibernéticospara esas y otras tareas muy fastidiosas que entran en el campo de la delincuencia: infectar con virus los computadores de los críticos, penetrar en los ordenadores de los demócratas de la oposición –ode cualquiera que merezca ser espiado–, descifrar sus claves secretas y realizar diversostipos de fechorías.  

Parte de las tareas de estos laboriosos agentes –además de escribir miles de mensajes al pie de los artículos o las informaciones que aparecen en la prensa disfrazados de lectores independientes, a favor o en contra de las causas que les interesan— consiste en redactar o modificar las biografías de amigos y enemigos en Wikipedia, sabedores de que esa popular enciclopedia virtual, pese a la inconsistencia y la falta de rigor de muchas de las fichas que la componen, es la fuente de información más visitada por estudiantes y periodistas, lo que la convierte en una magnífica herramienta para la lucha política.  

Entre las páginas directamente auspiciadas por los gobiernos de Cuba y Venezuela están La Jiribilla, Rebelión, La República, Aporrea, Kaosenlared (algo menos rígida que las anteriores) y otra buena docena de medios fanáticamente dedicados a las tareas de injuriar a quienes no piensan como ellos, recurriendo a la habitual batería de insultos y mentiras con que el KGB intentaba destruir a los adversarios del comunismo durante los peores años de la guerra fría.

A mí, por ejemplo, me suelen calificar como agente de la CIA destacado en Puerto Rico y luego en España, oficial del ejército norteamericano graduado en Fort Benning, terrorista y hasta me imputan víctimas directas: niños muertos en atentados, jesuitas asesinados en San Salvador y otras historias truculentas con las que, por supuesto, no tengo la menor relación.  

Que todo eso sea mentira no les importa. En la guerra todo vale e Internet es un campo de guerra, así que todo vale. Incluso, vale inventarse unos documentos supuestamente desclasificados de un tal agente Hood, que no existen, pero que citan una y otra vez con el ánimo de confundir a los lectores más ingenuos. A veces, para darles un tinte de veracidad a los embustes, primero los publican en Granma en varios idiomas, generalmente escritos por un francocanadiense llamado Jean-Guy Allard, un pobre tipo que escapó de su país por una penosa historia personal y fue a parar a Cuba, donde le dan protección, pero a cambio de ese “santuario” la seguridad del Estado lo utiliza a su antojo como una especie de marioneta periodística dedicada a la difamación profesional.  

Una vez que la historia aparece en Granma o en cualquiera de las “páginas” afines de internet, las reproducen otros medios ideológicamente vecinos, como sucede con el diario La Jornada, de Ciudad de México, o Página 12, de Buenos Aires, dos de los medios latinoamericanos más importantes de las docenas de publicaciones en las que los servicios secretos cubanos han reclutado colaboradores o mantienen agentes de influencia.

Simultáneamente, Prensa Latina, la agencia de prensa oficial del gobierno cubano, glosa el artículo y manda el nuevo texto a sus centenares de suscriptores, que a su turno lo reproducen en prensa escrita, radial o televisión, dando una sensación de seriedad y veracidad a lo que no es otra cosa que una mentira repetida ad infinitum. Como en nuestros días cada uno de esos medios de prensa suele tener una presencia adicional en internet, la falsedad inmediatamente vuelve a multiplicarse como en un juego de espejo, lo que da pie para nuevas citas en otros medios, distribuciones en cadena de correos electrónicos, como la Red Virtin, muy cercana a las guerrillas narcoterroristas de las Farc, que mantiene el aparato cubano en Colombia y que los servicios chavistas también alimentan desde Venezuela.  

En ocasiones, esa guerra virtual se vuelve de carne y hueso, nunca mejor dicho, como ocurrió a principios de noviembre de 2009, cuando los esbirros del aparato interceptaron en las calles de La Habana a la célebre escritora Yoani Sánchez, a Orlando Luis Pardo y a Claudia Cadelo –todos blogueros conocidos— y los golpearon y vejaron por intentar incorporarse a una manifestación convocada por unos jóvenes músicos que pedían paz y el fin de la violencia, probablemente inspirados por el concierto de Juanes y Miguel Bosé celebrado en La Habana el 20 de septiembre de 2009.  

Unos días más tarde le tocó el turno al esposo de Yoani Sánchez, el también escritor y bloguero Reinaldo Escobar. El sábado 21 de noviembre de 2009 le organizaron un acto de repudio, es decir, un pogromo coreografiado por la policía política, que es la que lo orquesta y modula para que la víctima sienta la agresión de las turbas, pero evitando que ésta sea letal porque el propósito es aterrorizar a la víctima, no ejecutarla.  

Mientras esto sucedía, numerosas patrullas continuaban recorriendo las calles en busca de antenas parabólicas, terminantemente prohibidas por un gobierno empeñado en negarles a los cubanos el acceso a cualquier fuente de información no controlada por el gobierno, ya sea internet o las emisiones de radio y televisión procedentes del extranjero.   De la misma manera que la invención de la imprenta en el siglo XV estimuló el control policiaco-religioso del pensamiento (los Index Librorum et Expurgatorius compilados por la Inquisición a partir del siglo XVI estuvieron vigentes hasta 1961), la aparición de internet ha generado una frenética actividad de los comisarios políticos de la izquierda intolerante, encaminada a destruir la reputación de sus adversarios y a imponer una visión complaciente de las ideas que ellos sostienen.  

Por ahora, como no hay gobierno, partido político o institución de la sociedad civil democrática que les haga frente de una manera colegiada y sistemática, y como es prácticamente imposible recurrir a los tribunales para protegerse de sus acciones, estos enemigos de la libertad campean a sus anchas en el mundo virtual, difundiendo falsedades e injuriando impunemente a sus adversarios.   ¿Qué efecto real tienen sus acciones? Por fortuna, parece que no mucha, pero con el tiempo es posible que contribuyan al debilitamiento de la convivencia cívica en América Latina.

En todo caso, como hay que aprender a vivir con este detestable fenómeno, al menos es conveniente tomar nota de su existencia y saber cómo opera. Es lo menos que puede hacerse ante este nuevo reto.

Diario Exterior (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
14/09/2018|
08/08/2018|
27/07/2018|
16/05/2018|
11/12/2017|
04/12/2017|
25/09/2017|
04/08/2017|
15/07/2017|
02/07/2017|
26/06/2017|
19/06/2017|
28/05/2017|
07/05/2017|
30/04/2017|
20/04/2017|
19/03/2017|
01/03/2017|
27/02/2017|
05/11/2016|
01/10/2016|
22/09/2016|
06/09/2016|
14/08/2016|
04/08/2016|
24/07/2016|
05/06/2016|
21/02/2016|
18/02/2016|
05/12/2015|
30/11/2015|
13/11/2015|
21/10/2015|
15/08/2015|
14/06/2015|
07/06/2015|
30/04/2015|
12/04/2015|
23/03/2015|
08/03/2015|
10/02/2015|
01/02/2015|
20/01/2015|
04/01/2015|
23/12/2014|
26/10/2014|
14/10/2014|
28/09/2014|
21/09/2014|
07/09/2014|
31/08/2014|
25/08/2014|
28/07/2014|
27/07/2014|
15/07/2014|
06/07/2014|
28/06/2014|
15/06/2014|
25/05/2014|
04/05/2014|
28/04/2014|
20/04/2014|
23/03/2014|
10/03/2014|
02/03/2014|
23/02/2014|
16/02/2014|
05/02/2014|
02/02/2014|
12/01/2014|
06/01/2014|
23/12/2013|
29/11/2013|
10/11/2013|
10/11/2013|
03/11/2013|
28/10/2013|
06/10/2013|
15/09/2013|
08/09/2013|
01/09/2013|
18/08/2013|
12/08/2013|
28/07/2013|
26/07/2013|
21/07/2013|
21/07/2013|
01/07/2013|
16/06/2013|
02/06/2013|
26/05/2013|
18/05/2013|
12/05/2013|
05/05/2013|
28/04/2013|
21/04/2013|
14/04/2013|
25/03/2013|
18/03/2013|
06/03/2013|
05/03/2013|
03/03/2013|
17/02/2013|
11/02/2013|
03/02/2013|
27/01/2013|
20/01/2013|
13/01/2013|
06/01/2013|
25/12/2012|
16/12/2012|
09/12/2012|
28/11/2012|
17/11/2012|
04/11/2012|
28/10/2012|
21/10/2012|
09/09/2012|
03/09/2012|
26/08/2012|
22/07/2012|
15/07/2012|
15/07/2012|
15/07/2012|
15/07/2012|
08/07/2012|
02/07/2012|
24/06/2012|
17/06/2012|
10/06/2012|
06/05/2012|
30/04/2012|
29/04/2012|
15/04/2012|
08/04/2012|
04/04/2012|
25/03/2012|
11/03/2012|
11/03/2012|
06/03/2012|
06/03/2012|
04/03/2012|
04/03/2012|
27/02/2012|
27/02/2012|
27/02/2012|
19/02/2012|
19/02/2012|
19/02/2012|
06/11/2011|
01/11/2011|
30/10/2011|
19/10/2011|
16/10/2011|
03/10/2011|
03/10/2011|
03/10/2011|
25/09/2011|
18/09/2011|
14/09/2011|
07/09/2011|
07/09/2011|
05/09/2011|
05/09/2011|
28/08/2011|
28/08/2011|
21/08/2011|
21/08/2011|
11/08/2011|
07/08/2011|
24/07/2011|
17/07/2011|
17/07/2011|
03/07/2011|
03/07/2011|
29/06/2011|
29/06/2011|
26/06/2011|
26/06/2011|
12/06/2011|
12/06/2011|
06/06/2011|
06/06/2011|
05/06/2011|
05/06/2011|
02/06/2011|
02/06/2011|
25/05/2011|
23/05/2011|
23/05/2011|
02/05/2011|
02/05/2011|
27/04/2011|
27/04/2011|
24/04/2011|
24/04/2011|
17/04/2011|
10/04/2011|
08/04/2011|
27/03/2011|
23/03/2011|
20/03/2011|
14/03/2011|
11/03/2011|
06/03/2011|
27/02/2011|
13/02/2011|
08/02/2011|
30/01/2011|
23/01/2011|
16/01/2011|
11/01/2011|
09/01/2011|
02/01/2011|
26/12/2010|
18/12/2010|
12/12/2010|
05/12/2010|
28/11/2010|
22/11/2010|
14/11/2010|
10/11/2010|
04/11/2010|
17/10/2010|
03/10/2010|
26/09/2010|
19/09/2010|
17/09/2010|
15/09/2010|
31/08/2010|
31/08/2010|
31/08/2010|
31/08/2010|
16/08/2010|
16/08/2010|
02/08/2010|
02/08/2010|
26/07/2010|
22/07/2010|
11/07/2010|
11/07/2010|
30/06/2010|
23/06/2010|
17/06/2010|
06/06/2010|
30/05/2010|
24/05/2010|
19/05/2010|
12/05/2010|
02/05/2010|
25/04/2010|
03/04/2010|
30/03/2010|
24/03/2010|
22/03/2010|
16/03/2010|
11/03/2010|
01/03/2010|
22/02/2010|
09/02/2010|
01/02/2010|
26/01/2010|
20/01/2010|
29/12/2009|
24/12/2009|
23/12/2009|
10/12/2009|
10/12/2009|
03/12/2009|
03/12/2009|
01/12/2009|
01/12/2009|
26/11/2009|
26/11/2009|
11/11/2009|
11/11/2009|
12/10/2009|
05/10/2009|
25/09/2009|
21/09/2009|
15/09/2009|
15/09/2009|
09/09/2009|
08/09/2009|
31/08/2009|
31/08/2009|
19/08/2009|
05/08/2009|
05/08/2009|
29/07/2009|
29/07/2009|
19/07/2009|
19/07/2009|
18/07/2009|
18/07/2009|
13/03/2009|
13/03/2009|
19/02/2009|
28/12/2008|
17/12/2008|
03/12/2008|
03/12/2008|
18/09/2008|
18/09/2008|
28/07/2008|
28/07/2008|
21/03/2008|
11/03/2008|
22/01/2008|
10/01/2008|
02/01/2008|
09/12/2007|
18/11/2007|
18/09/2007|
19/08/2007|
02/07/2007|
26/06/2007|
26/06/2007|
02/05/2007|
02/05/2007|
27/04/2007|
27/04/2007|
25/04/2007|
25/04/2007|
27/03/2007|
13/03/2007|
01/02/2007|
01/02/2007|
10/01/2007|
10/01/2007|
27/12/2006|
27/12/2006|
22/11/2006|
22/11/2006|
20/11/2006|
20/11/2006|
31/10/2006|
10/10/2006|
01/09/2006|
16/08/2006|
09/08/2006|
08/05/2006|
05/05/2006|
04/05/2006|
03/05/2006|
16/04/2006|
12/04/2006|
04/04/2006|
10/03/2006|
06/03/2006|
19/02/2006|
04/02/2006|
26/01/2006|
14/01/2006|
10/01/2006|
28/12/2005|
21/12/2005|
05/12/2005|
11/10/2005|
26/09/2005|
26/09/2005|
08/08/2005|
01/08/2005|
15/06/2005|
27/04/2003|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House