Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Inteligencia y Seguridad  
 
10/03/2009 | Unasur - Ejércitos se unen para colaborar por primera vez

Javier Lafuente

Marzo del 2008. El Ejército de Colombia asesta el golpe más duro hasta entonces a las FARC al matar a su número dos, Raúl Reyes. La operación, realizada en territorio ecuatoriano, desata una crisis diplomática a tres bandas —Colombia, Venezuela y Ecuador— por la forma de proceder del Ejército de Álvaro Uribe. A unos cuantos miles de kilómetros al sur, un gran estratega geopolítico, Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil, toma buena nota del asunto. Piensa que del conflicto puede surgir una iniciativa común de defensa. Sabe que es el único que puede lograrlo. Un año después, nace el Consejo de Defensa Suramericano.

 

El nuevo organismo militar, que se constituirá entre hoy (por el domingo) y mañana (lunes) en Santiago de Chile, se concibe como un mecanismo de integración, diálogo y cooperación en materia de defensa de los 12 países que componen la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). Será la primera vez que los responsables políticos de las Fuerzas Armadas del Cono Sur se sienten a hablar periódicamente. La presidencia del organismo será temporal, al igual que la de Unasur. Están previstas una reunión anual de los ministros de Defensa y dos de los viceministros. “Hasta ahora siempre se ha negociado bilateralmente; el Consejo abarcará asuntos de manera multilateral”, explica en conversación telefónica el ministro de Defensa de Chile, José Goñi.

Unasur no pretende crear una fuerza armada de corte clásico, al estilo de la OTAN. En una parte de la región donde los nacionalismos son tan fuertes y los roces fronterizos tan habituales, sería inviable. Haber superado esos inconvenientes, sin embargo, es uno de los motivos que más entusiasmo han generado, según analistas militares que han seguido de cerca el proceso de gestación del consejo.

Con esta iniciativa se pretende acabar con algo tan arriesgado y complejo como las tentativas de conflicto, minimizar cualquier fricción entre los países de América del Sur. Hay quien considera que a través de este organismo se puede llegar a perfilar una política de defensa y seguridad conjunta. Hasta lograrlo habrá que seguir una hoja de ruta, un “plan de acción”, según el ministro chileno, que se perfilará estos días en Santiago. Reforzar la cooperación militar, coordinar misiones humanitarias y operaciones de paz e incluso la futura creación de un instituto de defensa en Sudamérica son algunos de los objetivos. La lucha contra el narcotráfico no está ni estará en la agenda, menos a corto plazo. “Buscamos la convergencia de intereses. Para algunos países es un tema policial, no militar; no queremos que haya injerencias en la manera de actuar”, justifica Goñi.

Aún así, será una tarea harto complicada. Analistas militares que han asesorado a algunos de los países del nuevo organismo dan fe de que ha sido un año de intensas negociaciones, donde las cancillerías han jugado también un papel clave. No todo el mundo tenía la misma visión de seguridad y estrategia: Venezuela, por ejemplo, cuenta con un perfil militar mucho más acentuado que el de Brasil, a pesar de que cuente con uno de los ejércitos más poderosos de América Latina.

Uno de los asuntos que más controversia generó fue la vuelta a las aguas latinoamericanas, en julio del año pasado, de la IV Flota de Estados Unidos después de 58 años de inactividad. Venezuela lo considera una amenaza. Más allá de reconocer cierta preocupación —ningún país avaló los argumentos de EEUU— nadie quiso confrontarse con el gran gigante norteamericano.

Aunque es pronto aún para ver si esta iniciativa se estanca y queda en el olvido, como tantas otras que han surgido en América Latina, lo cierto es que el Consejo se ha ganado el voto de confianza de muchos expertos. La principal duda que genera es comprobar si es gobernable un organismo en el que estén implicados 12 ejércitos. La percepción de los analistas es que si no se generan rápido proyectos concretos puede quedarse en nada. “Nos cuesta mucho operar, no hay mucha coordinación entre los países. Además, si uno no tiene instituciones fuertes en su país es más complicado tenerlas en la región”, asegura Fabián Calle, investigador del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI).

Con el tiempo también se despejará la duda de por qué Brasil decidió impulsar un organismo que le ha obligado a encabezar una gran campaña diplomática para lograr en un año el sí de países tan antagónicos como la Colombia de Álvaro Uribe o la Bolivia de Evo Morales. En el meollo del asunto está, según algunos analistas, conseguir su tan añorado asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. Más allá de las hipótesis, lo que está claro es que el Consejo de Defensa Suramericano es otro golpe de mano del presidente que un día dijo: “Suramérica tiene capacidad para mover el tablero político de todo el mundo en beneficio de nuestras naciones”.

La Razón (Bo) (Bolivia)

 


Otras Notas Relacionadas... ( Records 1 to 10 of 272 )
fecha titulo
06/03/2012 Kill the Messenger
06/03/2012 Kill the Messenger
22/09/2011 Russia - Police and Military Salaries to Double
01/02/2011 US military's last barrier to equality: ban on women in combat
19/01/2011 Ecuador - Sin política de Estado
18/01/2011 Bolivia - El presupuesto militar se dispara; hay desigualdad
15/01/2011 Russia - Moscow Discusses the Future Development of ICBM’s
31/12/2010 Sale of French warships to Russia raises alarm in NATO
15/12/2010 Europa - Defensa en tiempos de austeridad
14/12/2010 Perú - Documentos de EEUU revelan narcocorrupción en el Ejército


Otras Notas del Autor
fecha
Título
06/02/2019|
15/01/2019|
11/04/2018|
28/10/2017|
10/07/2017|
06/06/2017|
25/04/2017|
13/02/2016|
28/09/2015|
19/08/2015|
30/07/2015|
06/07/2015|
14/06/2015|
20/04/2015|
14/12/2014|
14/10/2014|
05/10/2014|
21/10/2009|
09/02/2009|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House