Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
En Parrilla  
 
03/03/2009 | ¿Estado fallido? Mundo fallido

Pablo Hiriart

Lo que es un fracaso es este mundo, y no algunos estados.

El periodista y escritor español Vicente Verdú tiene toda la razón al apuntar (El País Semanal, 22 de febrero) que “un secreto anhelo de que este mundo salte por los aires ha presidido los primeros años de este siglo XXI”.

 

En efecto, la “solución” a la crisis económica que se ha instalado en el planeta es una III Guerra Mundial.

Pero el problema no es solamente económico. Las finanzas son una rama del problema.

Porque el tronco de todos los males que padecemos, incurables muchos de ellos, es la pérdida del sentido de la ética y de la estética.

Ratzinger tiene razón: el relativismo nos ha puesto en un camino sin retorno rumbo al caos.

Él lo dice para su religión, la católica, de cuyos fieles es Papa.

Pero el relativismo laico, que es más nocivo que el religioso, ha llevado a la erosión del proyecto humano y de su entorno.

¿Dónde importa la ley, si se puede brincar?

¿Qué país está libre de corrupción?

Hay excepciones, muy pocas, y en vías de extinción.

Nos hemos cargado el planeta, y no es metáfora.

Se acaban los hielos que suponíamos eternos de la Antártida y del Ártico.

Los ríos del mundo están contaminados. Desaparecen especies y la erosión de los suelos se come millones de kilómetros cuadrados de bosques y selvas cada año.

El mundo está destruido por ese relativismo que sacrifica la ética en aras de un resultado.

La estética, ¿qué importa? Se ve mal, suena mal, pero todos aplauden al animal que destruye, porque se le considera un “ganador”.

Para triunfar hay que pisar al de abajo, y de ser posible también al del lado.

El que no transa no avanza. Hay excepciones, cada vez menos.

Los manglares se destruyen con la vista gorda de las autoridades, que por un dinero autorizan ese crimen contra la naturaleza.

De ahí viven millones de especies marinas, que mueren al acabarse los manglares.

Y así matamos la cadena de la vida.

El individualismo ha llegado a niveles que hacen irreconocible a este ser humano.

A pocos les importa destruir a otros con tal de obtener una ganancia personal.

La esclavitud sigue, y se expresa en la prostitución infantil obligada, en la trata de mujeres, en los enganchadores de seres humanos para internarlos a México y a Estados Unidos, con salarios de hambre.

Las drogas son un negocio planetario, con banqueros, sicarios y autoridades que lucran con la destrucción de millones de personas cada año.

¿Tiene eso retorno?

El mundo está en un punto de quiebre.

Es entendible la irritación del gobierno de Calderón cuando algún general de abolengo en Estados Unidos o una publicación importante nos señala como “Estado fallido”.

Lo que tenemos, en realidad, es un mundo fallido.

El sistema financiero de Estados Unidos se encuentra colapsado.

Hay bancos, grandes bancos, que sólo responden por depósitos de hasta 100 mil dólares. Esto es, un millón y medio de pesos.

La banca en Europa también está quebrada.

Grandes empresas que eran líderes mundiales en su campo, hoy valen 10% de su valor original.

“La recuperación llegará en tal trimestre del próximo año”, dicen los políticos y los financieros de todo el mundo.

Los “pesimistas” argumentan, como si supieran, que la recuperación dejará ver sus primeros síntomas en “la primavera de 2011”.

¿Recuperación de qué?

¿Los papeles que no valían nada y se vendían, hipotecaban y revendían en cadenas o en pirámides como si en verdad valieran lo que los números ahí apuntados decían, van a volver a tener valor?

¿Eso es recuperación?

El crédito hipotecario que le dieron al señor Smith en Springfield, que no puede pagar, pero que sus prestamistas vendieron en cuatro continentes y le sacaban ganancias ilimitadas, ¿se va a volver a dar?

¿Cuándo? ¿El próximo año? ¿En la primavera de 2011?

¿Van a volver a ganar los que revendían la hipoteca del señor Smith, quien perdió su casa, y al que desde luego no tenían el gusto de conocer? ¿Eso es recuperación?

Los “visionarios” de los negocios, ¿van a volver a incrementar su fortuna personal en miles de millones de dólares en unos cuantos meses, sin haber creado un solo nuevo puesto de trabajo y sin haber registrado ni media patente?

Aunque no hayan generado nada para la riqueza nacional ni hecho más productos ni instalado más fábricas ni diversificado su producción, ¿van a volver a multiplicar sus ingresos, gracias a una buena corrida de la Bolsa?

La restauración de ese orden, que sólo por un eufemismo cruel podemos llamar “recuperación”, puede alcanzarse a través de una III Guerra Mundial.

No se ve otro camino, para esa “recuperación”.

No es “catastrofismo”. La catástrofe ya está entre nosotros.

Es una posibilidad real, ante la derrota de todos los sistemas intentados hasta ahora.

Excelsior (México)

 


Otras Notas Relacionadas... ( Records 1 to 10 of 596 )
fecha titulo
09/03/2013 Readying Europe for This Global Age
29/12/2012 Internet: La nueva cortina de hierro
14/12/2012 La primera globalización
17/11/2012 Global Society - Yes, There Will Be a Social Revolution in America
03/09/2012 Hugo Beteta, director CEPAL para Centroamérica y México: ´El modelo está haciendo agua por todos lados´
01/09/2012 Global Economy - The Geopolitical Consequences of a New Great Depression
26/08/2012 Global Finance - Just Blame the Mathematicians?
26/08/2012 Global Energy - Nudging Europe's Energy Transformation
25/08/2012 Liderazgo mundial - Sí hay solución
18/08/2012 Global Finance: The Danger of More Financial Concentration


Otras Notas del Autor
fecha
Título
25/09/2020|
21/08/2020|
08/07/2020|
29/06/2020|
09/12/2019|
29/05/2018|
27/05/2018|
01/04/2009|
06/03/2009|
06/03/2009|
04/03/2009|
04/03/2009|
04/03/2009|
04/03/2009|
16/01/2008|
15/01/2008|
18/09/2007|
22/06/2007|
22/06/2007|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House